Un amigo es como la naturaleza

Un amigo se compara con la belleza de la naturaleza.

No estoy diciendo que sea la creación viva de la naturaleza, sino que comparamos su amistad y su apoyo con la belleza de los elementos que componen la naturaleza. A medida que una amistad se acrecienta, diremos que hay similitudes con los elementos naturales. Entiendo de una forma metafórica.

Solo tenemos que observar los piropos comparables con la creación para cuantificar lo «grandes» que somos para ciertas personas.

Eres un espectáculo natural que no lo supera ni la aurora boreal.

Tu belleza eclipsa a la de las flores

Tu madre debe ser la madre naturaleza porque a tan bella flor no la pudo crear cualquiera.

Si además, les prestamos dinero para un apuro, la lista de halagos será interminable.

El amigo ha de ser como el dinero, que antes que necesitarle, se sabe el valor que tiene

Aceptar un favor de un amigo, es hacerle otro.

Todas las cosas, tanto la naturaleza como una amistad hay que cuidar, mimar, en definitiva, cultivar esa faceta para pensar que un amigo será siempre un hermano.

El verdadero amigo es aquel que critica de frente

Amigos de la naturaleza.

Respetan el entorno donde habitan y encuentran una forma de unión, de interés común, para combatir por la protección del medioambiente. ¿Quién no ha salido en grupo para caminar relajadamente por una ruta de senderismo? Dejar un rato los vicios de la tecnología para zambullirse entre los miles de ruidos que van apareciendo en nuestro camino. Y cuando todo parece llegar a su fin, alguien propone volver a repetir el próximo fin de semana tan excelente experiencia. Al tiempo, van apareciendo nuevos retos.

Da igual que unos estén solteros, otros con familia, el caso es mantener ese nexo de compañerismo, tantear que la esencia de la amistad se mantiene y que aquello que empezó con una ruta de senderismo, hoy acaban fotografiándose en las cumbres más altas de la naturaleza. La experiencia ha valido la pena porque todos han llegado alto, donde la nieve perdura blanca y pura.

Volver a la página web

El regalo de la amistad

El regalo de una bonita amistad.

No cabe duda que tener un buen amigo o amiga es un regalo y una de las experiencias más valiosas que podemos vivir. Si bien existen distintos tipos de amistades y niveles de confianza, siempre es gratificante poder sentir que caminas y creces junto a otros que te quieren bien, además de darte la oportunidad de querer, confiar y aprender.

En este sentido, a través del tiempo, vamos aprendiendo a “Ser Amigos”, a darle un lugar y valor importante a los lazos, a no destinar sólo los ratos que nos sobran, sino darle un espacio significativo dentro de nuestro día a día a la experiencia de estar presente en la vida del otro y dejar que él o ella también entre en la tuya. No es tarea fácil, pero la recompensa es alta.

El regalo de la amistad

Dile «gracias por tu amistad».

Deseas expresar tu agradecimiento a una persona que es muy especial en tu vida. No es Navidad ni tampoco su cumpleaños. No celebra ningún aniversario, ni haber conseguido un nuevo trabajo, ni cualquier otro acontecimiento especial. Simplemente quieres agradecerle el regalo que para ti supone su amistad. Tómate tiempo para elegir un obsequio que sea memorable.

Tu conoces los gustos y preferencias de tu amigo. También sabes lo que le gusta hacer en su tiempo libre.

Recuerdos, objetos hechos a mano, experiencias o compartir tiempo juntos

Probablemente tengas muchas fotografías de ese amigo tan especial. Tómate tiempo para organizar esas fotos en un libro de recortes temático que refleje la progresión de la amistad que os une. También podrías elegir una fotografía en la que aparezcáis los dos que tenga un significado especial para ambos.

Utiliza tu propio talento para crear un regalo para tu amigo especial. Si eres habilidoso, podrías confeccionar una bufanda, un suéter o un edredón utilizando sus colores favoritos.

Ayuda a tu amigo especial a alcanzar alguna meta o sueño secreto. Si le gusta cantar o tocar un instrumento, arregla para que acuda a una sesión en un estudio de grabación o a una lección con un instructor.

Si andas mal de presupuesto, sorprende a tu amigo con una económica excursión de todo el día. Prepara una bandeja con comida y llévala a su casa para comenzar el día disfrutando de un desayuno juntos. También puedes organizar una salida para acudir a una feria, una exposición de arte o un concierto en el parque.

Volver a la página web