Semana 26 – Revisión y reflexión

Introducción

Hagamos en este momento una revisión de lo que llevamos hecho para aumentar nuestro nivel de felicidad.

Escribe sobre los cambios de comportamiento o de hábito que has conseguido realizar, o bien sobre tus cambios de actitud o de enfoque.

Responde a estas preguntas:

  •  ¿Qué pasos he dado o estoy pensando dar para lograr estos cambios?
  • ¿Qué cosas me dificultan hacerlos?
  • ¿Cómo pienso superar obstáculos?

revisión y reflexión

Ejercicio nº 26

Revisar o reflexionar para ir en la dirección adecuada

Podemos distinguir entre tres tipos de revisiones:

  1. Controlar para decidir qué hacer
  2. Comprobar para mantener la fiabilidad del sistema
  3. Revisar para ganar perspectiva

Controlar para decidir qué hacer

El hecho de revisar para decidir qué hacer es el más evidente de los tres tipos de revisiones que deberías hacer. Cada vez que puedas y quieras, lo evalúas para saber qué es lo mejor que puedes hacer en este preciso instante. El proceso en este caso es bastante evidente y debe ser lo más rápido posible, de forma que no te cueste realizarlo.

Comprobar para mantener la fiabilidad del sistema

El segundo tipo de revisión es el hecho de reflexionar o evaluar nuestro sistema para mantener su fiabilidad. Todo lo que has hecho hasta ahora es ideal, pero si no revisas tu sistema de forma periódica, verás como poco a poco el sistema dejará de ser tan eficaz.

La forma más habitual de revisar tu sistema para mantener su fiabilidad es mediante dos tipos de revisiones:

  1. La revisión diaria
  2. La revisión semanal

Es vital hacer bien las revisiones porque te permite tener plena confianza en tu sistema, lo que supone que no tengas que estarte preocupando por mil y una cosas que te pasan por la mente. De hecho, sabes que tu sistema refleja totalmente tu vida y, por lo tanto, ante cualquier imprevisto, solamente tienes que volver a tu sistema para estar tranquilo.

Revisar para ganar perspectiva

La revisión semanal nos ayuda a ganar una perspectiva que la revisión diaria no nos da, pero a veces es necesario subir a un nivel más elevado. Habitualmente a esta revisión se le suele llamar revisión general y se realiza una o dos veces al año, o incluso con menor regularidad.

Esta revisión general nos permite evaluar nuestro sistema con profundidad. No solamente por lo que respecta a la sensación de control del día a día, sino también por lo que respecta a las categorías organizativas de resultados. Es decir, aquellas que nos ayudan a obtener los resultados que deseamos en nuestras vidas. Es el mejor momento para reflexionar sobre nuestra vida y plasmar esas reflexiones en nuestro sistema organizativo.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 25 – La protección de los padres

Introducción

Muchos padres que han pasado por dificultades quieren que sus hijos tengan una vida mejor. Querer ahorrarles a los hijos experiencias desagradables es una noble actitud, que surge naturalmente del amor y la preocupación por los hijos.

Pero de lo que los padres no se dan cuenta muchas veces es de que por hacerles la vida más fácil a sus hijos a corto plazo los están perjudicando a largo plazo. Les impiden que desarrollen el aprecio por las cosas importantes, la confianza en sí mismo, la capacidad de adaptación y otras importantes habilidades personales. Para poder crecer internamente y madurar de una manera saludable, los niños necesitan afrontar por sí solos algunas dificultades, superar ciertos niveles de fracaso y experimentar algunas emociones negativas.

Tanto si eres padre como si no,

  •  ¿sientes el impulso de hacerles la vida lo más cómoda posible a tus hijos o a los niños que quieres?
  • Piensa en el precio que pagará después el niño por la actual vida de facilidades.
padres protegiendo a sus hijos
Protección de los padres

Ejercicio nº 25

El padre que no es bueno

Piensa en la manera en que cuidas de los niños, los tuyos o de alguna otra persona. Haz una lista de cosas que podrías hacer para hacerles la vida más fácil. En cada una, describe las consecuencias que tendría lo que hagas o dejes de hacer, y reflexiona, por escrito, sobre si tu decisión tendría un efecto beneficioso para el niño a la larga. Piensa en las situaciones que podrían representar un reto para el niño, que él pudiera superar y salir ganando.

Protección vs sobreprotección

La protección hacia nuestros hijos es vital para ellos. Cuando son pequeños nos necesitan y dependen de nosotros para casi todo.

Sobreproteger a un hijo es ir más allá de cubrir y satisfacer sus necesidades y cuidados básicos. Es pensar por el hijo, tomar decisiones por el hijo, solucionar todos los problemas del hijo. Es vivir por el hijo, cuando el hijo es, en esencia, una persona que debe desarrollar sus propias capacidades personales si quiere funcionar correctamente en el mundo. Con esta actitud solo inculcamos miedo a nuestro hijo y la idea falsa de que el mundo es un lugar peligroso.

Por otro lado, tenemos los padres que son muy permisivos, en el sentido de que no suelen poner límites y normas claras, para que los niños entiendan e interioricen. Además de esto, si los hijos violan esas normas difusas, ellos no establecen consecuencias definidas por miedo a dañar a sus hijos, cuando realmente las consecuencias sirven para educar, no para dañar.

Si no le dejamos caerse, nunca aprenderá qué es lo que debe hacer y lo que no debe hacer. Las personas aprendemos por consecuencias negativas y positivas debido a nuestras experiencias directas. Es indiscutible la necesidad de que el niño experimente con el mundo para aprender a manejarse mejor en el futuro.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 24 – Hagamos terapia cognitiva

Introducción

La terapia cognitiva básicamente es cómo reaccionamos a la interpretación que hacemos de los hechos. Así podemos ver como distintas personas reaccionan de una manera que pueden ser completamente diferentes ante un mismo estímulo. Por ejemplo, si vemos un bebé se despierta una respuesta de amor o ternura. Si somos el centro de atención ante un público numeroso, experimentamos ansiedad.

Acontecimiento ⇒ pensamiento ⇒ emoción

El objetivo de la terapia cognitiva es restaurar el sentido de la realidad mediante la corrección del pensamiento distorsionado. La distorsión de nuestro pensamiento origina un miedo morboso al fracaso; mientras que el pensamiento racional replantea los hechos dentro de un desafío potencial saludable.

Veamos unos ejemplos:

  • Tengo una entrevista de trabajo. Siento miedo de que sea rechazado y empiece a pensar que nunca conseguiré un trabajo. Este pensamiento me provoca ansiedad. Lo que intentamos con la terapia cognitiva es asumir una reinterpretación más racional. Quiero conseguir ese trabajo, pero si no lo logro, hay muchos otros sitios donde buscar.
  • No le importo a mi familia. No me hacen caso, mi madre me chilla frecuentemente por lo que prefiero no hablar con nadie y encerrarme en mi cuarto. Me siento mal y triste. La forma de reconducir esa tristeza en pensar que mi familia tiene cosas buenas y cosas malas.  A pesar de que las cosas están mal ahora, mejorarán.

Piensa en una reacción emocional intensa que hayas experimentado en alguna situación y responde:

  •  ¿Fue apropiada mi reacción?
  • ¿Había alguna otra manera de interpretar la situación?

terapia cognitiva

Ejercicio nº 24

El proceso de transformación

Este método consiste en darme a mí mismo permiso para ser humano, reconstruir la situación y enfocarla desde una perspectiva más amplia.

Piensa en alguna situación reciente que te haya perturbado o un acontecimiento futuro que te preocupe.

Practica para obtener beneficios

Empieza reconociendo la situación y la emoción que provoca en ti. Habla de ello con alguien en quien confíes, escribe cómo te sientes, durante el tiempo que necesites.

Seguidamente, reconstruye la situación. Pregúntate cuáles son los resultados positivos que tuviste. No significa que tengas que sentirte satisfecho con la experiencia, sino simplemente reconocer qué hubo algunos beneficios que derivaron de ella:

  • ¿Aprendiste algo nuevo?
  • ¿Te has vuelto más empático?
  • ¿Aprecias ahora más lo que tienes?

Por último, trata de ver la situación en perspectiva:

  • ¿Cómo crees que verás las cosas dentro de un año?
  • ¿Te estás preocupando demasiado por algo que no vale la pena?

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 23 – Remarcar el lado positivo

Introducción

Al comienzo de una relación raramente remarcamos aspectos positivos porque las primeras etapas de pareja- el noviazgo, el matrimonio y la luna de miel- están relativamente libres de problemas.

Además, al convivir es cuando aparecen las situaciones conflictivas. Los problemas no solo son inevitables, sino una parte necesaria de la relación. Cómo ir superando esas situaciones, determinarán el éxito de la pareja a largo plazo.

Por lo que el mensaje que estamos trasmitiendo es que cada gesto de enfado, crítica o enfrentamiento sea superado por acciones positivas como amabilidad, empatía, afecto, interés o amor.

Las parejas que evitan las ocasiones de desafío o confrontación empezarán a ir mal ya que surgen más los roces que las muestras de afecto y compresión. Así que, destacar el lado positivo, tanto de la relación como de nuestra pareja, se convierte en todo un reto a media que avanza la convivencia.

Responde estas preguntas:

  •  ¿Critico a mi pareja tanto o más de lo que le dedico muestras de reconocimiento y afecto?
  • ¿Qué beneficio lograré si aportara actitudes y mensajes positivos a mi relación?

remarcar el lado positvo

Ejercicio nº 23

Toques de afecto

Incorpora en tu relación toques de afecto durante un minuto.

Esto es, en lugar de hacer regalos o celebrar un acontecimiento importante, basta con que os dediquéis toques de afecto diarios:

  • Un beso
  • Un correo afectuoso
  • Un mensaje de amor
  • Un «te quiero», «te amo»
  • Abrazos
  • Tomar la mano
  • Caricias en el rostro
  • Masajes
  • Tocas el cabello

Haz una lista de toques de afecto y trata de incorporar en tu relación todos ellos a lo largo de una semana o el tiempo que veas oportuno. Pueden ser distintos cada día o repetirse. Lo importante es disponer de recursos suficientes para toda la semana.

Valorar el lado positivo

El objetivo de esta actividad es que las personas mejoren y valoren el concepto que tienen de sí mismas mediante el intercambio de comentarios y tratando de definirse con cualidades positivas.
Es recomendable para un grupo máximo de 20 participantes.

Se le pide al grupo que se distribuyan en parejas o tríos. Cada persona le deberá dar a su compañero la respuesta a estas dimensiones. Puede ser una dimensión, dos o todas:

• Dos atributos físicos que me agradan de mí mismo.
• Dos cualidades de personalidad que me agradan de mí mismo.
• Una capacidad o pericia que me agrada de mí mismo.

Los comentarios deben ser siempre en tono positivo. Al final, se deja un espacio para la reflexión incitando a preguntas como las que se muestran a continuación: ¿Qué han podido destacar los demás de mí que yo no he podido? ¿Ha sido difícil hablar de las características de otros? ¿Por qué? ¿Es fácil hablar de las cualidades positivas de uno mismo?

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…