Todas las entradas de: admin

Sirvase del #Coaching si desea alcanzar mejores resultados en algún aspecto de su #vida. Acompañarle en las decisiones importantes, aclarar sus dudas y plantear alternativas a sus problemas. Hacer realidad lo que esta soñando.

Cambiar un hábito

Entrada

Este ejercicio no arregla tu vida. Intenta que modifiques un hábito negativo, la práctica habitual de una persona, por otro positivo. Los hábitos son acciones que hacemos automáticamente, casi sin pensarlas. Los hábitos son como la ropa que usamos para vestir: los tenemos porque visten nuestra personalidad y participan en mejorar nuestra imagen.

Cuando modificas tus viejos hábitos, modificas tu personalidad. A la hora de trabajar nuestros pensamientos en el inconsciente, es necesario pensar en positivo pero a la vez de forma realista.

En este vídeo se describe un protocolo de actuación: Hacer una lista de hábitos que queremos cambiar, determinar cuál es la causa original… etc. Se pretende que cambies de actitud para ganar batallas. Una vez tengas aprendido el método, te dará fuerzas para proseguir.

Vídeo

Ayuda

Si quieres ver un resumen de las etapas a seguir, te dejo este flujograma para ver visualmente las diferentes etapas.

Estoy dispuesto a cambiar

Entrada

Vamos a utilizar la afirmación «estoy dispuesto a cambiar» repitiéndola con frecuencia. Vete mentalizando que te encuentras en un proceso de cambio. Sientes la necesidad de cambiar algo en tu vida.

Repite la frase cuantas veces te sea posible. Deja de aferrarte a hábitos y creencias que ya no te sirven. Deja marchar los pensamientos que te estorban. Libérate del pasado con nuevos pensamientos del presente.

Vídeo

Ayuda

Generalmente, esperamos que el cambio ocurra afuera, que sean los demás los que cambien. Sin embargo, el cambio debe empezar dentro de nosotros, la gran pregunta es: ¿estás dispuesto a cambiar?

Damos forma a nuestra vida y nuestra realidad con nuestros pensamientos y actitudes. Si el resultado que estás teniendo no es el que esperabas tener, es importante que tomes un momento para revisar las herramientas con las cuales estás creando esa realidad, esto es, tus pensamientos y actitudes.

Creencias negativas

Entrada

Haciendo un resumen de los vídeos anteriores, hemos visto qué emociones se repiten con más frecuencia, a controlar las palabras hirientes y mejorar nuestra auto estima ante el espejo.

El n.º 4 trata de descubrir ciertas creencias negativas que hemos adquirido con el tiempo y que nos producen malestar o sensaciones extrañas en nuestro cuerpo.
Examina de dónde provienen y quién nos las transmitió.

Vídeo

Continuación

En una segunda parte, intenta profundizar un poco más sobre otros mensajes y de quién parten:

  • Tu entorno educativo
  • Tu familia
  • Tus amistades
  • Sobre tus convicciones espirituales

Espero que descubras el origen de tus creencias negativas y sobre todo llegues a identificar quienes te envenenan.

el espejo

Entrada

Mirándote en un espejo vas a pronunciar #frases que refuercen tu #autoestima. Además, puedes grabarte con un móvil para ver posteriormente tu #actitud. Tienes que repetir tantas veces como sea necesario hasta que tengas la seguridad que los han mentalizado y crees de verdad en tus afirmaciones.

Vídeo

Ayuda

Puedes utilizar otras frases. Te dejo una guía de ejemplos:

  • Merezco mi propio amor y afecto
  • Estoy cómoda conmigo misma
  • Confío en mi y sé más de lo que creo que sé
  • Nadie puede hacerme sentir inferior sin mi consentimiento

Quien quiera, se puede animar a enviar su vídeo para mostrar al resto cómo le fue. Es importante quitarse la vergüenza y demostrar que se adquiere seguridad en sí mismo. No nos afectan los comentarios de otros.

el insulto

Cuando nos enfadamos perdemos el control. Nuestra ira aumenta y dejamos de decidir cuál es la mejor pauta de actuación.
Se va haciendo más probable que adoptemos comportamientos agresivos, como alzar la voz, pegar algún golpe o soltar tacos o insultos.

Entrada

En los casos en que nos enfadamos con alguien, no lo pensamos, y salen toda clase de #insultos hiriendo a quien escucha. Concretamente las personas impulsivas se dejan llevar y luego ¿qué hacen?

El enfado es algo normal. No conviene reprimirlo puesto que puede generar ansiedad. Nuestro intento va a consistir en verbalizar nuestro enfado sin ser nada agresivos o insultantes.

En esas situaciones, intenta y procura pensar lo que dices. Aquello que pase y suceda en tu #mente, ahí quedan. No es lo mismo #criticar a la #persona que a su #comportamiento.

Vídeo

Ayuda

Si te cuesta reprimir tus insultos hacía otras personas, puedes consultar tu situación personal contactando directamente. Es difícil cambiar el hábito pero una vez sepas entender lo que sucede, podrás expresarlo sin ser nada agresivo.

Las emociones

1er vídeo de una serie de ejercicios de coaching básico. En esta entrega lo que vamos a tratar son las emociones.

Funcionamiento

Las registramos al final del día en un cuaderno hasta que pasen 25-30 días. Pasado ese tiempo, vamos a revisar qué emociones se repiten con más frecuencia para prestar atención a esas conductas. Dejo algunas emociones en esta lista para haceros una guía: Aburrimiento, alegría, alivio, amor, angustia, ansiedad, añoranza, apatía, apego, asco, asombro, calma, cariño, celos, cólera, compasión, confianza, confusión, congoja, culpa, curiosidad, decepción, depresión, desamparo, desamor, desánimo, desasosiego, desconcierto, desconfianza, desconsuelo… etc.

Vídeo

Ayuda

Si no aciertas cómo tratar esas emociones que acabas de ser consciente, puedes consultar por videoconferencia tu situación personal. El tiempo se limita a 15 minutos diarios para poder atender todas las cuestiones.

Ataques de ansiedad en el trabajo

Introducción

La ansiedad laboral no aparece espontáneamente. Existen diversas causas que provocan y detonan esta situación. Hay varios factores que pueden provocar esta respuesta de ansiedad en el trabajo. Entre ellos, los más comunes son:

  • Alta exigencia laboral

Cuando somos muy perfeccionistas y nos auto-exigimos con las tareas más complicadas

  • Tendencia a controlar

Cuando queremos abarcar cada tarea y cada responsabilidad. Sobrecargamos nuestro tiempo con tareas que no nos corresponden. Como solución existe la posibilidad de delegar o el trabajo en equipo.

  • Miedo a cometer errores

Los errores son pautas para evolucionar y no una fórmula matemática que indique nuestra profesionalidad. Si te quedas en la zona de confort cometiendo el mínimo de errores posibles, también se darán cuenta que no arriesgas en tu trabajo.

  • Miedo a que no evalúen negativamente

Cuando nos hacen una valoración que no es positiva, no tenemos que dudar. La duda se traduce en miedo y ese miedo nos empieza a afectar. Tenemos que asimilar todo tipo de valoraciones para crecer laboral y personalmente.

  • Mala organización empresarial

No siempre la ansiedad nace desde nuestro interior. Podemos encontrarnos que existen organizaciones donde nos enfrentamos a «imposibles» por su estructura organizativa. La siguientes situaciones van mermando al trabajador más profesional y aparece lo que denominamos la «ansiedad razonable».

1- No hay comunicación
2- No participamos en la toma de decisiones
3- Poco control sobre el trabajo que se realiza
4- Horarios muy estrictos
5- Tareas poco claras, confusas e incoherentes
6- Mala relación con los compañeros o superiores
7- No están definidos los roles de cada puesto o sección.

Síntomas de ansiedad en el trabajo

Cuando percibas alguno de estos síntomas, examina si estas siendo víctima de ansiedad laboral:

  • Musculatura tensa
  • Obsesión
  • Inseguridad personal y laboral
  • Insomnio
  • Desorden alimenticio

Junto con los síntomas que has leído en el listado anterior, aparecen las siguiente consecuencias, que estoy seguro habrás notado más de una vez:

  • Cansancio o agotamiento. No un cansancio físico del esfuerzo laboral, sino un agotamiento mental con tanta exigencia y preocupación. El estado de tensión hace que las tareas se vuelvan arduas y tediosas.
  • Preocupación excesiva. El miedo a que nos valoren poco o mal. Por ese perfeccionismo absoluto que nos auto-exigimos. Cuando hace que una tarea la revisemos constantemente. Provoca retrasos con nuestro ritmo, vemos que el tiempo pasa y que no podemos cumplir con el resto de actividades.
La ansiedad en el trabajo

Prevenir la ansiedad

  • Organiza tu tiempo. Planifica con calma tu jornada laboral antes de ir como «pollo sin cabeza». No te apresures. Estable cuáles son las prioridades y no te obsesiones con hacer todo en un tiempo récord.
  • Realiza ejercicio físico. Ayuda a desconectar del trabajo.
  • Pide ayuda a un profesional cuando veas que te sientes desbordado. No solo en lo profesional, sino cuando veas que también te afecta en lo personal.
  • Controla tu respiración. Cuando la ansiedad aparece, empezamos a respirar de forma más rápida. Sé consciente de ello e intenta recuperar tu respiración habitual.
  • Muévete. Si estás en una oficina, sal un rato a relajarte o a despejarte.
  • Habla con alguien. En el trabajo suele estar complicado pero cuando finaliza tu jornada laboral, puedes socializar con algunos compañeros de trabajo. Otras personas pueden ayudarnos a ver el problema tal cual, sin magnificarlo ni empequeñecerlo.
  • Escucha música. Si en tu trabajo puedes permitírtelo, ¡ponte los auriculares!
  • Sonríe. Hay que intentar ver las cosas desde otra perspectiva y pensar que no es el fin del mundo.
  • Descansa. Dormir bien el tiempo necesario. Si no se puede, intentar recuperar el sueño los fines de semana o durante las vacaciones.

Comenta y participa

Colabora y deja tus comentarios con tus mejores propuestas. Siempre puedes ayudar con las sugerencias.

¿Superas los agobios?, ¿Cómo calmas la ansiedad en el trabajo?, ¿Tu productividad ha disminuido?, ¿Has padecido ansiedad laboral?, ¿Qué síntomas sufriste?, ¿Has llorado desconsoladamente en tu puesto de trabajo?

Semana 52 – Revisión: mirando atrás

Introducción

Mirando ahora en perspectiva y reflexionando sobre este diario en su conjunto, ¿cuáles son las cosas que has implantado para aumentar tu felicidad? escribe sobre ello. Puede ser sobre los cambios de hábito o de comportamiento que planeas hacer o que estás llevando a cabo (como ser más puntual en mis compromisos, mostrarme más abierto y sincero con mi pareja, seguir metas coherentes…) o sobre cambios de actitud o de enfoque (cómo valorar más la edad madura, ser más compasivo contigo mismo…).

Sigue estableciendo tus objetivos sobre papel. Puedes utilizar soportes digitales, pero recuerda que debes tener acceso fácil y cómodamente porque cuando escribes algo te obligas a realizar una reflexión.

Apenas el 3 % de los adultos ponen sus objetivos por escrito. El resto solo tienen deseos, esperanzas o fantasías. Los objetivos escritos pueden ser modificados, medidos, manipulados hasta pasar a la acción. Activan tu ilusión y te dan energía. Sabiendo que están escritos aumenta una pequeña parte de que consigas tus metas.

Tómate un tiempo para estar tranquilo en lo que haces. Siéntate a pensar hasta que se convierta en un hábito. Reflexiona sobre qué es lo que quieres realmente, al menos una vez al año.

Responde a esta sencilla pregunta:

  • ¿Qué pasos has emprendido o vas a emprender para realizar los cambios que deseas?
  • ¿Qué obstáculos pueden impedirte o dificultarte hacer esos cambios y cómo piensas superarlos?
una-mirada-atrás

Ejercicio nº 52

Recordatorios diarios

Cuándo acabe el año, revisa tu diario desde el principio y anota unos pocos puntos clave que te gustaría recordar. Añade a cada punto una nota explicativa. Las ideas que escribas pueden ser tomadas directamente del diario, o no.

Haz que tu lista tenga por lo menos cinco apartados y no más de doce. Podrás recurrir a ellos después que hayas terminado el diario para recordar las cosas que debes tener presentes. Lo ideal es que elabores un ritual de lectura de esa lista cada mañana, o por lo menos una vez a la semana.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 51 – La sabiduría que da perspectiva.

Introducción

Con el paso de los años adquirimos sabiduría. Con esa sabiduría lo que tenemos que hacer es encontrarnos a nosotros mismos y empezar a vivir plenamente nuestra vida como si fuera la primera vez. Nadie viene a decirnos cómo dirigir nuestra vida, ningún sabio nos revela los secretos de la existencia, ni tampoco nos descubrieron un prodigioso libro que cambiará nuestras vidas.

Seguimos teniendo las mismas capacidades que siempre hemos tenido. Es el momento de tomar conciencia de lo que ya sabemos. En otras palabras, ya tenemos el conocimiento que necesitamos para vivir nuestras vidas. Solo que ignoramos que poseíamos ese conocimiento. No somos conscientes de él.

El fracaso define a muchos lo que ha sido su vida. Es el único suceso que nos obliga a seguir adelante y lo más importante, nos obliga a aprender. Nada es tan fácil como quieren hacernos creer y siempre el esfuerzo es obligatorio. Ver a grandes personajes que hacen fortuna y viven cómodamente puede ser una trampa. Nosotros tenemos nuestra propia vida y querer imitar, sin tener los mismos dones que esas personas, en lugar de que suceda bien, hace que seamos otra persona. No sacamos los secretos que guardamos en nuestro interior.

Responde a esta sencilla pregunta:

  • ¿Qué experiencias he tenido que me hayan hecho reevaluar mis prioridades en la vida?
  • ¿Seguí en esos momentos la vía que me indicaba esa toma de conciencia, esa nueva comprensión de las cosas?
la-sabiduría-que-da-la-perspectiva

Ejercicio nº 51

Los consejos de nuestro sabio interior

Haz el ejercicio descrito anteriormente. Imagina que tienes muchos más años de los que tienes ahora. Dedícate 15 minutos a aconsejarte sobre cómo hacer tu vida más feliz a partir de este momento. Ponlo por escrito. Ritualiza el máximo que puedas el consejo que te das. Sí, por ejemplo, tu «yo» más viejo y sabio te recomienda pasar más tiempo con tu familia, comprométete contigo mismo a salir una vez por semana o cada dos semanas. Las cosas que me dificultan ser feliz.

Vuelve regularmente a este ejercicio. Lee lo que escribiste, añade lo que quieras, pregúntate si ha seguido el consejo de tu «yo» interior.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 50 – merezco ser feliz

Introducción

El mayor impedimento que tienes para ser feliz es la creencia que no te la mereces. Nos preguntamos qué derecho tenemos de ser brillantes, valientes, atractivos… Se torna en un miedo profundo y pensamos que no podemos acceder a tener nuestra propia luz.

Para poder vivir una vida feliz debemos sentir que nos la merecemos. Tenemos que considerar que podemos, por lo menos, tener esa opción sin sentimientos culpables. Debemos apreciarnos en lo que somos, en nuestro ser más íntimo, al margen de nuestros logros más tangibles; tenemos que repetirnos que merecemos ser felices, por ser como somos, porque nacimos con la mente y el corazón dispuestos a experimentar el placer y el sentido de las cosas.

Cuando no aceptamos que merecemos todo eso, socavamos nuestros propios talentos, nuestro potencial, nuestra alegría y nuestros logros. En algunas ocasiones lo haremos de forma inconsciente y en otras etapas de nuestra vida, puede que de manera intencionada.

Cuando nos negamos las cosas buenas que nos suceden, caemos en la infelicidad. Llegamos a pensar que ser infelices es nuestro destino. Solo si nos sentimos merecedores de alcanzar la felicidad podremos abrirnos para recibir los dones que tengamos que obtener.

Responde a esta sencilla pregunta:

  • ¿Qué factores internos o externos están impidiendo mi felicidad?
merezco-ser-feliz

Ejercicio nº 50

Completar la oración

Como en ejercicios, similares y anteriores, hay unos comienzos de oraciones que pueden ayudarte a superar algunas barreras hacia la felicidad. Completa lo más rápido posible que puedas, sin pensarlo mucho. Al terminar cada día, o la semana, examina las respuestas y comprométete a actuar.

  • Las cosas que me dificultan ser feliz…
  • Si tengo éxito…
  • Para sentirme un 5 % más merecedor de la felicidad…
  • Si me niego a vivir conforme a los valores de los demás…
  • Cuando me valoro a mí mismo…
  • Si me concedo el permiso de ser feliz…
  • Para ser un 5 % más feliz en mi vida…
  • Estoy empezando a darme cuenta de…

Sigue haciendo estos ejercicios con regularidad, incorporando otras frases. Solo tienes que tomar conciencia. Los cambios, junto con la actitud y comportamiento de este ejercicio, son sorprendentes.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…