Archivo de la etiqueta: amigos

Semana 44 – El equilibrio adecuado

Introducción

Cuando uno reflexiona sobre su situación, puede identificar cinco aspectos de la vida que son importantes para sacar adelante un equilibrio adecuado: como cabeza de familia, la relación de pareja, profesionalmente, como amigo y la salud personal.

Estos cinco aspectos no abarcan todas las cosas que a uno le interesa, pero pueden ser los más importantes para ti, a los que quieres dedicar la mayor parte del tiempo. Si no es así, enfoca desde otro punto de vista y, en vez de querer hacerlo todo, empieza a preguntarte cuál sería el punto de satisfacción adecuado en cada uno de los cinco aspectos de tu vida que más te interesan.

De solteros dedicamos muchas más horas al trabajo diario, al ejercicio y otras actividades que completan nuestro horario cotidiano, como son los amigos, por ejemplo. Cuando nuestra situación personal cambia, dejamos de frecuentar los amigos para ir a solas con nuestra pareja y si llegan los hijos, estos absorben prácticamente el poco tiempo libre que disponemos.

Al final, cada uno, según su parecer, tiene que buscar la solución óptima: lo mejor que uno puede hacer dentro de todas las exigencias y las limitaciones a las que se ve sometido. 

Adoptar ese nuevo enfoque ayuda a reemplazar la frustración con una nueva energía y una mayor capacidad de concentración.

Ahora responde:

  • ¿Cuáles son los aspectos de tu vida más importantes para ti?
  • ¿Podría enfocarlo desde un ángulo que me permitiera encontrar un punto de satisfacción adecuado?
el-equilibrio-adecuado

Ejercicio nº 44

No perfecto, pero suficiente

Haz una lista de las cosas o las áreas más importantes de tu vida. Pueden ser los conceptos que hemos mencionado anteriormente: profesional, familia, vida amorosa, amigos, la salud, viajar, deporte, aficiones u otras cosas.

Anota debajo de cada columna el concepto, lo que te gustaría hacer y en la tercera columna el tiempo que te gustaría dedicarle. Veamos un ejemplo a continuación.

ConceptoIdealSuficiente
Trabajo80 h/semana50 h/semana
AmigosA diarioDos veces por semana
ViajarTodos los fines de semana2 veces al mes

Después de introducir los cambios, revisa tu lista cada cierto tiempo. ¿Quizás estás tratando de hacer demasiadas cosas?, ¿O demasiado poco?, ¿Qué cosas han cambiado?, ¿Te sientes infeliz por el compromiso establecido en algunos de los aspectos de tu vida?, ¿Podrías quitar algo de una de las columnas y ponerla en otra?

No hay una fórmula para el equilibrio óptimo; además, nuestros deseos y necesidades cambian con el tiempo, a medida que cambia también nuestra situación y nosotros mismos. Presta atención a tus necesidades y deseos internos, así como a las limitaciones que te afectan.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 22 – Dedica tiempo al ocio

Introducción

Todos tenemos una necesidad básica de descanso y ocio. Pero a menudo decidimos ignorar esta necesidad. Nos convencemos de que no hay límite en lo que podemos exigirnos a nosotros mismos. Y así, muchos de nosotros nos entrenamos para necesitar menos tiempo libre: menos horas de sueño y de descanso.

En una palabra, hacemos más allá de nuestros límites.
Pero esos límites, nos guste o no, existen. Terminaremos por pagar el precio de ese abuso, tanto lo personal como también en el ámbito social.

El descanso regular suele multiplicar nuestro potencial, solo que de manera natural. Responde estas preguntas:

  •  ¿Descanso lo suficiente cada día?
  • ¿Me tomo los descansos que necesito a lo largo de la jornada?
  • ¿Duermo todo lo necesario?
  • ¿Me tomo un día libre a la semana?
  • ¿Cuándo fueron mis últimas vacaciones?
  • ¿Cuándo serán las próximas?

Disfruta del ocio

Ejercicio nº 22

Aprender de las cosas buenas del pasado

Escribe sobre un periodo de tu vida en el que hayas prosperado en el trabajo, te hayas sentido más satisfecho, productivo y creativo. Más que otras veces. Si no trabajas o no recuerdas haber vivido un periodo así, escribe sobre alguna vez en la que sintieras que estabas haciendo auténticos progresos. Por ejemplo, cuando eras estudiante.

  • Qué es lo que hiciste entonces que te permitió prosperar en tu ocupación
  • Cómo descansabas en esa época
  • Con quién o para quién trabajabas
  • Qué lección puedes extraer de ese periodo de tu vida
  • Cómo puedes aplicarla hoy o lo que piensas hacer en el futuro

Haz un plan que incluya los periodos de descanso necesarios. No olvides salir con los amigos cómo pasar las vacaciones con tu familia, acudir al gimnasio…, etc.

Además de tu propia experiencia, considera también la de otras personas, que pueden ser compañeros de trabajo o no. Pregúntate qué puedes aprender de ellas, cómo puedes aplicar lo mejor que observas. Qué deseas lograr y cómo, así como qué es lo que deseas evitar.

¿Cómo prefieres vivir tu ocio?

Pasamos de un ritmo de vida frenético a un parón en nuestras vidas cuando entramos en modo ocio. Muchas personas no están preparadas para llenar ese vacío. Cómo lo solucionan en un primer momento: Abusando en grandes cantidades de fiestas, televisión, comidas copiosas… todo lo que ocupe las horas ociosas.

Lo que pretendo es que cambies por un ocio activo. Tras alcanzar la meta que habías planeado y que te ha supuesto algún esfuerzo, la sensación de disfrute es mayor y más duradera que el ocio de forma pasiva.

Recupera amistades, prepara tertulias, realiza esa afición que tanto te gusta o dedícate a la lectura mientras estás tumbado en la playa. Realiza actividades que te hacen crecer como ser humano. Ayuda a mejorar tu estado emocional.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Que una disputa no dañe una gran amistad

La fragilidad de la amistad

En realidad en la amistad, existen múltiples situaciones que pueden convertirse en un conflicto.

El valor que le damos a nuestros amigos hace que siempre esperemos lo mejor de ellos y es en ese caso en el que deseamos con todas nuestras fuerzas que seamos correspondidos por nuestro amigo. Creemos que por la gran amistad que tenemos con ellos, debemos de esperar una respuesta siempre positiva a nuestros pensamientos y actos.

No puedes negarme que jamás te has sentido utilizado o engañado por una discrepancia con un amigo. Trata de recordar una situación en la que te enfadaste con tu amigo y antes de seguir pensando en que tu amigo actuó mal respira por un instante y ponte en su piel. Empatiza y piensa como tu amigo e intenta volver a la situación.

Tus amigos son cómo árboles, crecerán a tu lado y arraigarán raíces contigo pero si los agitas y no les das cariño terminarán por abandonarte. No puede una pequeña disputa terminar con tus raíces, recuerda respirar para entender y situarte en la piel de tu amigo.

Que las disputas no dañen una gran amistad
Una gran amistad

Recomendaciones útiles

Para evitar dañar esa amistad ten en cuenta unas pautas que te vendrán muy bien.

Sé prudente al decir las cosas. A nadie le caen mal unas cuantas verdades, pero después sonríe. No seas frío. Haz que vea que de verdad le importas. Eso generará confianza y, recuerda, tus amistades serán como grandes árboles que echan raíces profundas.

Al final, si hay algo que ha ocasionado una disputa, discúlpate. Los buenos amigos saben perdonar. Una actitud orgullosa derivará en dos posibilidades:

  • Positivo si es un sentimiento de satisfacción hacía alguien que uno considera meritorio. Que te sientas orgulloso por alguien cercano, mereces toda la atención de los demás.
  • El orgullo vanidoso, que te aleja de los demás. Nadie se sentirá a gusto por lo que consigues.

Si has dado tu palabra, cumple. No hay situación más incómoda que parecerte a un político con falsas promesas que nunca se materializan. El contacto físico es muy agradecido. Regala abrazos y sonrisas. El sentido del humor refuerza tus emociones. Un día serás tú el que des y otro, en que te sientas decaído, el que recibas. Un amigo es incondicional.

Si quieres guardar las imágenes, entra en Pinterest

Volver a la página web

Hace falta perseverancia

Entrada

Queridos amigos, dentro de todas las personas encontramos pequeños vicios que nunca nos dejan en paz. La pereza, el orgullo, la soberbia, la avaricia, la envidia … siempre están en guerra. Solo una determinación feroz puede dominarlos. Y una vez dominados, sin perseverancia, en cuanto aflojamos, reaparecerán a la primera oportunidad.

Determinación e iniciativa son indispensables

Qué fácil decirlo y que complicado cumplirlo. Preferimos ser esclavos y dejarnos llevar que adaptarnos a cualquier situación en la que nos encontremos. No somos amigos de pasar «apuros» y por ello nos dejamos arrastrar por la «comodidad». Los apuros representan retos y es con ellos que superamos obstáculos que refuerzan nuestro carácter y habilidad. Los retos son nuestros mejores profesores.

No tengan miedo a fracasar. Inténtenlo una y otra vez. Hay un viejo proverbio que merece la pena recordar: «El buen juicio viene de la experiencia, y la experiencia viene del mal juicio».

No permita que los fracasos le derroten. Construyan sus éxitos sobre la base de cada una de sus derrotas. Todo lo que experimentamos y sufrimos es el resultado de nuestros esfuerzos y acciones, sean estas buenas o malas.

La vida material

Tenemos que cortar las ataduras de la vida material que tratan de retenernos. Entramos en una espiral que hacen creernos que valemos por lo que poseemos pensando que vamos a lograr la felicidad, pero en realidad cuando somos dichosos nos tenemos que acordar de la desgracia y los días desgraciados, no olvidarnos de la dicha.

Cuando somos favorecidos bien pronto nos olvidamos de las calamidades y caemos en la arrogancia. Cuando somos calamidad nos consolamos con el recuerdo de los favores recibidos. Siempre vamos a recibir lo uno y lo otro; es inevitable. Si estamos sufriendo de la calamidad, el recuerdo de los favores recibidos amortiguará nuestro sufrimiento, Si hemos sido favorecidos, la previsión y el temor a caer de nuevo en la calamidad moderarán la alegría de los favores.

  • Cuando somos jóvenes, todos tenemos fuerzas para cambiar el mundo
  • Luego de adultos, queremos cambiar a la gente que nos rodea, aunque solo sean amigos y familiares
  • Ya de ancianos, buscamos la gracia de cambiarse uno mismo

Volver a la página web.

Perseverancia