Archivo de la etiqueta: ansiedad

Ataques de ansiedad en el trabajo

Introducción

La ansiedad laboral no aparece espontáneamente. Existen diversas causas que provocan y detonan esta situación. Hay varios factores que pueden provocar esta respuesta de ansiedad en el trabajo. Entre ellos, los más comunes son:

  • Alta exigencia laboral

Cuando somos muy perfeccionistas y nos auto-exigimos con las tareas más complicadas

  • Tendencia a controlar

Cuando queremos abarcar cada tarea y cada responsabilidad. Sobrecargamos nuestro tiempo con tareas que no nos corresponden. Como solución existe la posibilidad de delegar o el trabajo en equipo.

  • Miedo a cometer errores

Los errores son pautas para evolucionar y no una fórmula matemática que indique nuestra profesionalidad. Si te quedas en la zona de confort cometiendo el mínimo de errores posibles, también se darán cuenta que no arriesgas en tu trabajo.

  • Miedo a que no evalúen negativamente

Cuando nos hacen una valoración que no es positiva, no tenemos que dudar. La duda se traduce en miedo y ese miedo nos empieza a afectar. Tenemos que asimilar todo tipo de valoraciones para crecer laboral y personalmente.

  • Mala organización empresarial

No siempre la ansiedad nace desde nuestro interior. Podemos encontrarnos que existen organizaciones donde nos enfrentamos a «imposibles» por su estructura organizativa. La siguientes situaciones van mermando al trabajador más profesional y aparece lo que denominamos la «ansiedad razonable».

1- No hay comunicación
2- No participamos en la toma de decisiones
3- Poco control sobre el trabajo que se realiza
4- Horarios muy estrictos
5- Tareas poco claras, confusas e incoherentes
6- Mala relación con los compañeros o superiores
7- No están definidos los roles de cada puesto o sección.

Síntomas de ansiedad en el trabajo

Cuando percibas alguno de estos síntomas, examina si estas siendo víctima de ansiedad laboral:

  • Musculatura tensa
  • Obsesión
  • Inseguridad personal y laboral
  • Insomnio
  • Desorden alimenticio

Junto con los síntomas que has leído en el listado anterior, aparecen las siguiente consecuencias, que estoy seguro habrás notado más de una vez:

  • Cansancio o agotamiento. No un cansancio físico del esfuerzo laboral, sino un agotamiento mental con tanta exigencia y preocupación. El estado de tensión hace que las tareas se vuelvan arduas y tediosas.
  • Preocupación excesiva. El miedo a que nos valoren poco o mal. Por ese perfeccionismo absoluto que nos auto-exigimos. Cuando hace que una tarea la revisemos constantemente. Provoca retrasos con nuestro ritmo, vemos que el tiempo pasa y que no podemos cumplir con el resto de actividades.
La ansiedad en el trabajo

Prevenir la ansiedad

  • Organiza tu tiempo. Planifica con calma tu jornada laboral antes de ir como «pollo sin cabeza». No te apresures. Estable cuáles son las prioridades y no te obsesiones con hacer todo en un tiempo récord.
  • Realiza ejercicio físico. Ayuda a desconectar del trabajo.
  • Pide ayuda a un profesional cuando veas que te sientes desbordado. No solo en lo profesional, sino cuando veas que también te afecta en lo personal.
  • Controla tu respiración. Cuando la ansiedad aparece, empezamos a respirar de forma más rápida. Sé consciente de ello e intenta recuperar tu respiración habitual.
  • Muévete. Si estás en una oficina, sal un rato a relajarte o a despejarte.
  • Habla con alguien. En el trabajo suele estar complicado pero cuando finaliza tu jornada laboral, puedes socializar con algunos compañeros de trabajo. Otras personas pueden ayudarnos a ver el problema tal cual, sin magnificarlo ni empequeñecerlo.
  • Escucha música. Si en tu trabajo puedes permitírtelo, ¡ponte los auriculares!
  • Sonríe. Hay que intentar ver las cosas desde otra perspectiva y pensar que no es el fin del mundo.
  • Descansa. Dormir bien el tiempo necesario. Si no se puede, intentar recuperar el sueño los fines de semana o durante las vacaciones.

Comenta y participa

Colabora y deja tus comentarios con tus mejores propuestas. Siempre puedes ayudar con las sugerencias.

¿Superas los agobios?, ¿Cómo calmas la ansiedad en el trabajo?, ¿Tu productividad ha disminuido?, ¿Has padecido ansiedad laboral?, ¿Qué síntomas sufriste?, ¿Has llorado desconsoladamente en tu puesto de trabajo?

Semana 28 – Gestionar las expectativas

Introducción

Tenemos que buscar el equilibrio adecuado entre, por una parte, unas altas esperanzas y expectativas y, por la otra una realidad dura y difícil.

Esta regla general se aplica a todas las situaciones en las que uno se plantea un objetivo a alcanzar.

Responde sobre las metas que me he propuesto en el pasado

  •  ¿Han sido realistas o poco ajustadas a la realidad?
  • ¿Qué objetivos me han servido de inspiración y cuales me han generado ansiedad?
  • ¿Qué metas me han motivado y cuáles me han hecho perder el ánimo?

Gestionar las expectativas

Ejercicio nº 28

Gestión de objetivos

Piensa en cinco objetivos que hayas conseguido, ya sean de índole profesional o personal. Luego, haz una lista de las metas que quieres conseguir y anota si cada una de ellas es fácilmente alcanzable o si te plantea un reto (o ambas cosas)

 Alcanzable¿Es un reto?
Objetivo 1
Objetivo 2
Objetivo 3
Objetivo 4
Objetivo 5

Si lo necesitas, modifica tu lista para que cada una de las metas propuestas sea a la vez alcanzable y un reto para ti. Piensa por lo menos en otros dos objetivos que te motiven a ir aún más lejos y al mismo tiempo sean realistas.

Definir metas personales

metas y expectativas

Establecer metas es un proceso, tiene una metodología y unas condiciones para que al  finalizar, salga un plan que hay que seguir, para que te lleve donde hayas establecido, ya sea en el ser, en el hacer o en el tener.

El fijar metas personales implican tener en cuenta algunos aspectos, además de las características planteadas anteriormente:

  • Deben ser personales, quererlas uno mismo. Con que te parezca bien a ti es suficiente que es quien va a poner el esfuerzo y la acción necesaria para llevarlas a cabo.
  • Establecer en qué áreas de la vida se quieren alcanzar: Salud, finanzas, relaciones, espiritual, profesional, autorrealización.
  • Qué es lo que realmente se quiere lograr, cuándo y por qué. ¡Te tienen que generar emoción y ganas de comenzar ya mismo!
  • Qué valores son los que rigen tu vida, ya que una meta puede ir en contra con un principio o valor personal.
  • En qué punto de la vida se está, ya que algunas metas requerirán más tiempo, aprendizajes, desarrollo de habilidades o superación de limites.
  • Es importante tener muy claro cuál es el propósito y la visión de vida que se tiene, ya que las metas a establecer te llevarán o no, al cumplimiento de este. Aquí es importante preguntarse: ¿cuál es la vida que quiero para mí y para mi familia o para los que me rodean?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y talentos? ¿Cuáles son tus debilidades?
  • Es necesario establecer la secuencia de las metas a seguir. El cumplimiento de una te debe llevar al cumplimiento de la siguiente.
  • Las metas deben estar registradas por escrito y leerlas constantemente. Esto ayudará a mantenerlas, clarificarlas y dimensionarlas mejor; a entender su importancia y a comprometerse a lograrlas.

Es necesario tener claro estos aspectos de dirección, orden, claridad y sustento al plan que elabores.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 24 – Hagamos terapia cognitiva

Introducción

La terapia cognitiva básicamente es cómo reaccionamos a la interpretación que hacemos de los hechos. Así podemos ver como distintas personas reaccionan de una manera que pueden ser completamente diferentes ante un mismo estímulo. Por ejemplo, si vemos un bebé se despierta una respuesta de amor o ternura. Si somos el centro de atención ante un público numeroso, experimentamos ansiedad.

Acontecimiento ⇒ pensamiento ⇒ emoción

El objetivo de la terapia cognitiva es restaurar el sentido de la realidad mediante la corrección del pensamiento distorsionado. La distorsión de nuestro pensamiento origina un miedo morboso al fracaso; mientras que el pensamiento racional replantea los hechos dentro de un desafío potencial saludable.

Veamos unos ejemplos:

  • Tengo una entrevista de trabajo. Siento miedo de que sea rechazado y empiece a pensar que nunca conseguiré un trabajo. Este pensamiento me provoca ansiedad. Lo que intentamos con la terapia cognitiva es asumir una reinterpretación más racional. Quiero conseguir ese trabajo, pero si no lo logro, hay muchos otros sitios donde buscar.
  • No le importo a mi familia. No me hacen caso, mi madre me chilla frecuentemente por lo que prefiero no hablar con nadie y encerrarme en mi cuarto. Me siento mal y triste. La forma de reconducir esa tristeza en pensar que mi familia tiene cosas buenas y cosas malas.  A pesar de que las cosas están mal ahora, mejorarán.

Piensa en una reacción emocional intensa que hayas experimentado en alguna situación y responde:

  •  ¿Fue apropiada mi reacción?
  • ¿Había alguna otra manera de interpretar la situación?

terapia cognitiva

Ejercicio nº 24

El proceso de transformación

Este método consiste en darme a mí mismo permiso para ser humano, reconstruir la situación y enfocarla desde una perspectiva más amplia.

Piensa en alguna situación reciente que te haya perturbado o un acontecimiento futuro que te preocupe.

Practica para obtener beneficios

Empieza reconociendo la situación y la emoción que provoca en ti. Habla de ello con alguien en quien confíes, escribe cómo te sientes, durante el tiempo que necesites.

Seguidamente, reconstruye la situación. Pregúntate cuáles son los resultados positivos que tuviste. No significa que tengas que sentirte satisfecho con la experiencia, sino simplemente reconocer qué hubo algunos beneficios que derivaron de ella:

  • ¿Aprendiste algo nuevo?
  • ¿Te has vuelto más empático?
  • ¿Aprecias ahora más lo que tienes?

Por último, trata de ver la situación en perspectiva:

  • ¿Cómo crees que verás las cosas dentro de un año?
  • ¿Te estás preocupando demasiado por algo que no vale la pena?

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 12 – Optimista que no perfeccionista

Introducción

El optimista acepta como una parte natural de la vida, como una experiencia unida al éxito, que no hay que rechazar la realidad. Simplemente hay que aceptarla. Por lo tanto, aceptar el fracaso sigue siendo una parte necesaria del aprendizaje personal y de la vida.

El mundo real contiene inevitables dosis de fracaso y malestar, y que el éxito hay que medirlo por lo que realmente es posible obtener. Aceptar tal cual es la realidad reporta grandes beneficios emocionales de nuestra visión de la vida. Eso hace que tengamos una vida plena y rica en experiencias.

Naturalmente a nadie le agrada fracasar, pero si aceptamos la realidad, sentimos menos ansiedad ante las situaciones problemáticas y disfrutamos más de lo que hacemos. Además, esto nos ayuda a fijarnos metas realistas que se pueda alcanzar, con lo que puedes saborear muchas veces el triunfo

Ahora responde a estas preguntas:

  • ¿Qué aspecto de mi vida retengo con una actitud optimista?
  • ¿Hay algún área de mi vida en la que tiendo a ser más perfeccionista?

optimista que no perfeccionista

Ejercicio nº 12

Mira la siguiente lista que aparece a continuación y piensa en los casos en que tu actitud se haya asemejado a cada uno de estos rasgos.

  • ¿Tienes alguna tendencia que crees que debes cambiar?
  • ¿Cómo crees que habrían cambiado las cosas si, alguna vez, en lugar de ser perfeccionista, hubieras sido optimista?

PerfeccionistaOptimista
Rechaza el fracasoAcepta el fracaso
Rechaza las emociones negativasAcepta las emociones negativas
Rechaza el éxitoAcepta el éxito
Rechaza la realidadAcepta la realidad

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

La soledad provoca ansiedad

La soledad afecta especialmente a personas inseguras que padecen ansiedad. Por lo tanto, han heredado de forma inconsciente e involuntaria lo que todo padre y madre quiere para sus hijos, lo mejor, preocupándose unos más que otros. Es decir, los padres ansiosos tienen más probabilidades de tener descendencia ansiosa.

Las personas que padecen ansiedad suelen quedarse muy aisladas de su entorno. Creen efectivamente que nadie les va a comprender. De hecho, se sienten muy solos en su drama.

La ansiedad limita tu vida.

Pero eso no es excusa. Puedes aprender a confiar en las posibilidades de esta vida, en la gente que no son familia.

Las culpas, revisar las conclusiones que nos inculcaron desde niños, no dar importancia a lo que los demás piensan de ti y revisar los complejos abren una nueva perspectiva.

Parecen cambios pequeños, pero puedes empezar por los recuerdos, los sueños, cómo empieza el momento de sufrir una crisis.

Tú tienes las claves de tu felicidad. No existen fórmulas mágicas que cambien tu interior, que es donde está el conflicto, con frases de sugestión o repetición: «voy a mirarme en un espejo y me diré que soy feliz, muy feliz». En realidad te engañas y te engañan. Para vencer tienes que ver la realidad. Habrá cosas que cambiar y la clave está en la voluntad de cada persona para encontrar la solución a sus conflictos.

En algunos casos ser conscientes de querer hacer estos cambios será suficiente para superar la ansiedad. En otras personas será un paso más que te llevará a replantearte tu modo de vida actual.

La soledad de los adolescentes

La soledad en los jóvenes

No solamente el aislamiento y la inquietud son exclusivos de mayores. Entre los jóvenes también reina la soledad. Se sienten tristes, desanimados y poseen un sentimiento de vacío interior.

El deseo de ser aceptados se acentúa de una forma intensa, pero el miedo y la inseguridad hacen que se abstraiga. El resultado es una falta de éxito en las relaciones.

Salir a bailar, al cine o a comer patatas fritas con los amigos, tener un confidente o simplemente compartir con personas con las que se tiene algo en común, son elementos decisivos en la etapa de la adolescencia, ya que contribuyen con el desarrollo personal del futuro adulto, construyen la identidad del joven y además generan seguridad.

Has empezado un cambio en tu vida personal, pero te cuesta alcanzar tu meta, ¿por qué no buscas apoyo? Solo con fuerza de voluntad no es suficiente. Contacta para 2 sesiones GRATIS. Pide que quieres superar tus miedos, inseguridades, falta de motivación y autoestima o cambiar tus relaciones personales o familiares. Si no estás satisfecha con tu vida personal, ¿por qué no haces lo que deseas para ser feliz? Solo tienes que decidirte. Escríbeme.

Comparte en las redes sociales.

Volver a la página web