Archivo de la etiqueta: diario

Semana 52 – Revisión: mirando atrás

Introducción

Mirando ahora en perspectiva y reflexionando sobre este diario en su conjunto, ¿cuáles son las cosas que has implantado para aumentar tu felicidad? escribe sobre ello. Puede ser sobre los cambios de hábito o de comportamiento que planeas hacer o que estás llevando a cabo (como ser más puntual en mis compromisos, mostrarme más abierto y sincero con mi pareja, seguir metas coherentes…) o sobre cambios de actitud o de enfoque (cómo valorar más la edad madura, ser más compasivo contigo mismo…).

Sigue estableciendo tus objetivos sobre papel. Puedes utilizar soportes digitales, pero recuerda que debes tener acceso fácil y cómodamente porque cuando escribes algo te obligas a realizar una reflexión.

Apenas el 3 % de los adultos ponen sus objetivos por escrito. El resto solo tienen deseos, esperanzas o fantasías. Los objetivos escritos pueden ser modificados, medidos, manipulados hasta pasar a la acción. Activan tu ilusión y te dan energía. Sabiendo que están escritos aumenta una pequeña parte de que consigas tus metas.

Tómate un tiempo para estar tranquilo en lo que haces. Siéntate a pensar hasta que se convierta en un hábito. Reflexiona sobre qué es lo que quieres realmente, al menos una vez al año.

Responde a esta sencilla pregunta:

  • ¿Qué pasos has emprendido o vas a emprender para realizar los cambios que deseas?
  • ¿Qué obstáculos pueden impedirte o dificultarte hacer esos cambios y cómo piensas superarlos?
una-mirada-atrás

Ejercicio nº 52

Recordatorios diarios

Cuándo acabe el año, revisa tu diario desde el principio y anota unos pocos puntos clave que te gustaría recordar. Añade a cada punto una nota explicativa. Las ideas que escribas pueden ser tomadas directamente del diario, o no.

Haz que tu lista tenga por lo menos cinco apartados y no más de doce. Podrás recurrir a ellos después que hayas terminado el diario para recordar las cosas que debes tener presentes. Lo ideal es que elabores un ritual de lectura de esa lista cada mañana, o por lo menos una vez a la semana.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Diario de emociones

Diario de emociones con fichas guía.

El diario de emociones es un cuaderno donde podrás recoger tus experiencias anímicas, independientemente de si es positiva o negativa.

Diario de emociones

Una guía te orientará sobre cómo debes proceder. Todo es práctico y te dará una idea de cómo puedes descubrir tu espectro emocional.

guía de tus emociones

Descubrirás todo un listado de emociones para tu estudio personal. De esta forma podrás ir afinando en tus sensaciones. No te quedes en aspectos básicos. Una persona feliz se siente orgullosa y confiada.

Cualquier momento es bueno para empezar este diario

Puedes solicitar este cuaderno «Diario de las emociones» por email. Desde la página contacto, rellenando el formulario. También desde la página de Facebook, a través de Messenger., o desde la plataforma de Ebay.es

El precio es de 7,60 euros, envío incluido a Península y Baleares.

Empieza ya pidiendo tu cuaderno

Logra tu bienestar personal

Al tener constancia por escrito de tus emociones podrás comprobar si hay pensamientos negativos o positivos que se repiten. Tienes la oportunidad de escoger lo que quieres sentir en realidad.

Las emociones son un pilar fundamental en la vida de las personas y aunque son  conocidas por todos nosotros, no por ello dejan de tener cierta complejidad.

El camino para alcanzar la salud mental pasa por estar bien con uno mismo lo cual se logra cuando somos plenamente conscientes de nuestras emociones.

Tener un diario emocional puede ser una técnica fantástica a la hora de  conseguir el bienestar que necesitas para ser felices.

Las emociones pueden afectar a tu salud

¿Te has dado cuenta de las infinitas veces que has buscado a alguien para hablar de lo que te estaba pasando, y era solo pararte a respirar y ver que lo podías controlar? O en aquel momento solo necesitabas a alguien con sensibilidad, que te escuchase con atención para aliviar tu dolor.

Cuando escribes lo que sientes, permites una conexión contigo mismo y con todo aquello que tienes de más valioso: tus sentimientos. Aunque nadie los respete o considere, tú debes respetarlos, y sobre todo, escucharlos.