Archivo de la etiqueta: felicidad

Semana 52 – Revisión: mirando atrás

Introducción

Mirando ahora en perspectiva y reflexionando sobre este diario en su conjunto, ¿cuáles son las cosas que has implantado para aumentar tu felicidad? escribe sobre ello. Puede ser sobre los cambios de hábito o de comportamiento que planeas hacer o que estás llevando a cabo (como ser más puntual en mis compromisos, mostrarme más abierto y sincero con mi pareja, seguir metas coherentes…) o sobre cambios de actitud o de enfoque (cómo valorar más la edad madura, ser más compasivo contigo mismo…).

Sigue estableciendo tus objetivos sobre papel. Puedes utilizar soportes digitales, pero recuerda que debes tener acceso fácil y cómodamente porque cuando escribes algo te obligas a realizar una reflexión.

Apenas el 3 % de los adultos ponen sus objetivos por escrito. El resto solo tienen deseos, esperanzas o fantasías. Los objetivos escritos pueden ser modificados, medidos, manipulados hasta pasar a la acción. Activan tu ilusión y te dan energía. Sabiendo que están escritos aumenta una pequeña parte de que consigas tus metas.

Tómate un tiempo para estar tranquilo en lo que haces. Siéntate a pensar hasta que se convierta en un hábito. Reflexiona sobre qué es lo que quieres realmente, al menos una vez al año.

Responde a esta sencilla pregunta:

  • ¿Qué pasos has emprendido o vas a emprender para realizar los cambios que deseas?
  • ¿Qué obstáculos pueden impedirte o dificultarte hacer esos cambios y cómo piensas superarlos?
una-mirada-atrás

Ejercicio nº 52

Recordatorios diarios

Cuándo acabe el año, revisa tu diario desde el principio y anota unos pocos puntos clave que te gustaría recordar. Añade a cada punto una nota explicativa. Las ideas que escribas pueden ser tomadas directamente del diario, o no.

Haz que tu lista tenga por lo menos cinco apartados y no más de doce. Podrás recurrir a ellos después que hayas terminado el diario para recordar las cosas que debes tener presentes. Lo ideal es que elabores un ritual de lectura de esa lista cada mañana, o por lo menos una vez a la semana.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 49 – La profundidad de nuestra felicidad

Introducción

La profundidad de nuestra felicidad es como las raíces de un árbol: proporciona la base firme, el componente permanente de nuestro bienestar. La cumbre de nuestra felicidad es como las hojas del árbol: hermosas como deseadas y, sin embargo, efímeras, cambiantes, y se marchitan con el paso de las estaciones.

La pregunta que se han hecho muchos filósofos y psicólogos es si podemos cambiar la profundidad de nuestra felicidad, o si estamos destinados a experimentar altas y bajas en torno a un nivel dado.

Predisposición o innato

Aunque existen algunos componentes genéticos de la felicidad (hay personas que nacen con una predisposición innata a sentirse bien, a ser felices, mientras que otras no), lo que determinan nuestros genes es un ámbito de variabilidad, no un estado fijo. Todos podemos aumentar nuestro propio nivel de felicidad. Y es mucha la gente que está muy por debajo de su potencial natural de felicidad.

El nivel de felicidad de las personas depende básicamente de tres factores: un nivel básico genéticamente determinado, diversos factores circunstanciales que repercuten sobre nuestro grado de felicidad, y las prácticas y actividades que realice la persona para ser feliz. No tenemos ningún control sobre nuestra disposición genética y, muchas veces, es poco lo que podemos hacer para influir en las circunstancias que nos afectan. Si tenemos un alto grado de control sobre las prácticas y actividades que realizamos.

En este último aspecto, están las mejores oportunidades para mejorar nuestra felicidad constantemente, porque realizar actividades agradables que sean significativas para nosotros puede aumentar considerablemente nuestro bienestar.

Nuestra búsqueda de felicidad puede ser un proceso interminable de crecimiento y desarrollo; y no hay límite al grado de felicidad que podemos alcanzar. Cuando realizamos un trabajo, ampliamos nuestro aprendizaje o establecemos relaciones con otras personas, de modo que sentimos que estamos haciendo algo significativo y agradable para nosotros, aumentamos cada vez más nuestro nivel de felicidad. No de un modo temporal y efímero, que se desvanece como las hojas en otoño, sino que estamos construyendo una felicidad duradera, de raíces estables y profundas.

Cuestiones que debes plantearte:

  • ¿Qué experiencias o personas han contribuido a mi felicidad de una manera permanente en mi vida?
La-profundidad-de-nuestra-felicidad

Ejercicio nº 49

Análisis valorativo

En lugar de fijarte en las cosas que van mal – como suelen hacer la mayoría de consultores – , el análisis valorativo enfoca la atención en lo que va bien, para después acentuarlo y ampliarlo. Valorar significa literalmente apreciar el valor de algo, y también conferir o asignar un valor. Valorar lo positivo nos hace sentir bien, y ayuda a extender y ampliar lo bueno. Nos inspiramos en las cosas buenas del pasado para construir el presente y planificar un mejor futuro. Haz este ejercicio con un compañero o en un grupo pequeño (o por escrito, si lo prefieres).

Por turnos, deciros unos a otros qué cosas os han hecho felices en el pasado: hace 10 años, el mes pasado o esta misma mañana. Puede ser una comida con alguien, una tarde transcurrida con la familia, un proyecto de trabajo o la asistencia a un concierto. Cualquier cosa que fuera, ¿qué fue, concretamente, lo que te hizo sentirte bien? ¿El hecho de haber sido capaz de responder a lo que parecía un desafío? ¿Un sentimiento de asombro profundo?

Piensa ahora en una persona que conozcas bien y que te parezca feliz. ¿Por qué crees exactamente que lo es? ¿Qué piensas que puedes aprender de ella?

Por último, ¿Qué repercusión va a tener en tus acciones futuras lo que has aprendido- de ti mismo, de otros…? -. Comprométete por escrito a hacerlo, fórmula tú mismo tu decisión, o a tu compañero de ejercicio.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 48 – Refuerzos de felicidad

Introducción

En lo que respecta a la propia felicidad, la mayoría de las personas pasamos de vez en cuando por rachas de escasez. Aún en los mejores ambientes de trabajo, siempre hay algunos proyectos menos interesantes que otros. Ya sea por decisión propia o por necesidad, la mayoría de nosotros pasamos por periodos en los que no disfrutamos mucho con lo que hacemos. Eso no significa que tengamos que resignarnos a ser infelices durante ese tiempo.

Las actividades, agradables e importantes para uno, son suficientes para iluminar una o dos experiencias felices durante un periodo sin mucho entusiasmo y que pueden transformar nuestro estado general.

Esas experiencias breves pero transformadoras son las que refuerzan nuestra felicidad. Son cosas que pueden durar desde unos pocos minutos hasta algunas horas, y que son agradables al tiempo que nos proporcionan un sentido, que nos aportan un bienestar actual y futuro.

Cuestiones que debes plantearte:

  • ¿Cuáles son mis refuerzos de felicidad?
refuerzos-de-felicidad

Ejercicio nº 48

Reforzar nuestra felicidad

Haz una lista de cosas que refuercen tu felicidad y que puedas hacer durante una semana. Pueden ser refuerzos generales que puedas introducir en tus actividades como una rutina, o refuerzos exploratorios que podrían ayudarte a descubrir si vale la pena introducir un cambio algo más radical. Incluye los refuerzos en tu agenda diaria y, si es posible, intenta realizarlos.

(Refuerzos generales. Pasar un tiempo con la familia o un rato agradable de lectura)

(Refuerzos exploratorios. Ser voluntario en algún lugar una vez por semana)

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 47 – La motivación interior

Introducción

¿Quién no siente motivación personal cuando hace lo que más quiere y encima le pagan? Aunque no siempre es fácil descubrir cuál es el trabajo que puede proporcionarnos esa ayuda a nuestra felicidad, debemos experimentar hasta encontrar la relación perfecta de nuestra persona con el trabajo.

Existen tres maneras con las que experimentamos. Un oficio, una carrera o una vocación.

El oficio es algo que hacemos por dinero más que por auténtico interés. La carrera se percibe más por motivos externos, como esperar a que nos paguen a fin de mes, o el progreso que reporta en términos de poder y prestigio social. Esperamos ir subiendo en la jerarquía laboral.

Por último, la persona que siente como una vocación, identifica la razón principal de su trabajo como algo que quiere hacerlo. Las posibilidades de ascenso o mejor paga no dejan de ser importantes, pero la motivación de hacer su trabajo es interna. Siente como una realización personal. Se apasiona con lo que hace y obtiene satisfacción personal de su trabajo. Para ella es más un privilegio que una obligación.

Cuestiones que debes plantearte:

  • ¿Siento mi trabajo como un oficio, carrera o como mi vocación? Si has tenido otros trabajos en el pasado, hazte la misma pregunta.
la-motivación-interior

Ejercicio nº 47

Las tres preguntas

Responde a las siguientes preguntas por escrito, y luego busca los parecidos entre las respuestas que hayas dado:

  1. ¿Qué es importante para mí? ¿Qué me proporciona un sentido de propósito, de finalidad en la vida?
  2. ¿Qué me proporciona placer, qué me hace más feliz? ¿Cuándo hago qué, disfruto haciendo?
  3. ¿Cuáles con mis fortalezas? ¿Qué cosas son las que hago mejor?

Tus respuestas pueden ayudarte a encontrar el camino global (el sentido de tu vocación) y el nivel de detalle (cómo quieres que sea cada día de tu vida). Los dos niveles están relacionados, pero es más difícil y requiere más capacidad de decisión efectuar cambios a nivel global, como podría ser cambiar de trabajo o abandonar la zona de seguridad, lo ya conocido.

Por el contrario, es más fácil introducir cambios a nivel de detalle, como dedicar dos horas a tu entretenimiento favorito.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 46 – Metas coherentes

Introducción

Por lo general, para que las metas de una persona sean coherentes, tiene que sentir que son fruto de su propia elección, que nacen de un deseo interno de expresarse uno mismo, más que de la necesidad de impresionar a otros.

Reconocer y plantearnos objetivos coherentes nos reporta muchos beneficios, pero no es tarea fácil. Primero tenemos que saber lo que queremos hacer con nuestra vida y, luego, tener el coraje necesario para persistir en nuestros objetivos.

El sentido de la vida nos lo proporciona nuestras metas, nuestros objetivos a largo plazo. Esos objetivos dan sentido a lo que haces cada día. Recuerda que debe estar ligado a lo que tú deseas y a tus valores.

Cuestiones que debes plantearte:

  • ¿Cuáles son algunos de mis objetivos coherentes?
  • ¿Hay obstáculos internos o externos que dificultan perseguir mis metas?
metas-coherentes

Ejercicio nº 46

Establecer objetivos coherentes

Las personas que se fijan y persiguen objetivos coherentes suelen ser más exitosas y felices. Pregúntate qué es lo que de verdad deseas hacer en cada uno de los aspectos más importantes de tu vida, desde tus relaciones personales al área profesional. En cada área incluye lo siguiente:

Objetivos a largo plazo. Estos son objetivos concretos, con plazos precisos, que pueden ser de 1 a 30 años. Son objetivos que plantean un reto, requieren esfuerzo. Pero recuerda que para tu felicidad a largo plazo no es tan importante que llegues alcanzar tus metas. El sentido fundamental de los objetivos que uno se establece es permitirse vivir el aquí y el ahora, disfrutar del viaje.

En contadas ocasiones, por mucho esfuerzo que hagamos, no siempre somos capaces de lograrlo. Si eso no es posible, por la razón que sea, encaminarnos a esa meta, mientras lo hacíamos, pensemos que nos ha llenado de satisfacción.

Objetivos a corto plazo. Se fijan para poder manejar los objetivos a largo plazo, dividiéndolos en metas parciales. ¿Qué es lo que tendré que hacer durante el año que viene, el próximo mes, mañana, para ir acercándome a mis objetivos a largo plazo?

Plan de acción. Señala en tu calendario las cosas concretas que tienes que hacer:

  • Actividad regular o diaria. Leer ceremoniales.
  • Actividad para una sola vez.

Cuando no nos fijamos metas concretas nosotros mismos, quedamos a merced de las circunstancias. O nos conformamos reaccionando de forma pasiva, o dirigimos de forma activa nuestra vida.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 45 – El dinero y la felicidad

Introducción

No se han encontrado muchas conexiones entre la riqueza y la felicidad. Sí es cierto que las personas que tienen unos ingresos por encima del promedio están relativamente satisfechas con sus vidas, pero difícilmente son más felices que los demás en lo que respecta a la experiencia inmediata.

Puede parecer sorprendente que algunas personas sean más proclives a la depresión después de haber alcanzado la prosperidad económica que antes, cuando luchaban por conseguirla. En el momento que alcanzamos todas nuestras metas nos damos cuenta que la prosperidad material no conlleva la felicidad, no encontramos nada en que apoyarnos. Nos invade la desesperanza porque no hay nada más que buscar, ningún sitio donde seguir buscando un futuro que nos haga felices.

Y así, valoramos lo tangible- la riqueza material y el prestigio social- por encima de lo intangible de nuestras emociones y la verdadera importancia de las cosas.

Mi preocupación por la riqueza y el prestigio social:

  • ¿Se aleja de mí sentido general de la felicidad?
  • ¿En qué forma?
  • ¿Cómo puedo cambiarlo?
el-dinero-y-la-felicidad

Ejercicio nº 45

La lista de la felicidad

Dedica unos momentos a pensar en las cosas que te hacen feliz. Luego, haz una lista de las 5 cosas principales que puedes hacer cada semana para sentirte más feliz y satisfecho. ¿Dedicas el tiempo suficiente a esas actividades?

Cuando hayas hecho la lista, calcula el dinero que te cuesta semanalmente realizar cada una de esas actividades. ¿Te das cuenta de que la mayoría de las cosas que consideras más valiosas son las que no te cuestan dinero, sino solamente tiempo?

Pon la lista donde puedas verla cómo recordatorio de las cosas más valiosas para ti. La lista también te recordara que tu felicidad está en realidad al alcance de tus posibilidades, y que aunque el dinero puede darnos comodidad, la auténtica felicidad vale más que todo el dinero del mundo. Repite este ejercicio cada cierto tiempo, qué puede ser una vez al año.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 34 -Escucha tu voz interior

Introducción

No es fácil reconocer la voz de nuestro propio Yo interior, la voz de nuestra verdadera vocación. Sin embargo, para poder ser auténticamente felices necesitamos reconocer las pasiones más íntimas, lo que queremos hacer de nosotros mismos, al margen de la repercusión que ello pueda tener en nuestro entorno social. Experimentar nuestras motivaciones profundas es crucial para poder desarrollar nuestra felicidad y una saludable autoestima.

Aprender a escuchar tu voz interior es comenzar a escuchar la sabiduría de tu alma para que te guíe. Sin embargo, la tarea no siempre es fácil, pues en nosotros hay dos voces: la voz del ego y la voz de nuestro verdadero ser.

Como seres humanos, a veces nos resulta difícil dilucidar qué es lo que más nos conviene o cuál es la decisión que debemos tomar ante una determinada circunstancia. Es fácil que nos dejemos influenciar por la voz de nuestro ego, por nuestros hábitos o por las creencias que tenemos instaladas, lo cual no siempre resulta ser lo más beneficioso para construir la vida que anhelamos.

Nuestra voz interior siempre sabe lo que más nos conviene. Sabe lo que nos proporcionará la felicidad que tanto deseamos, y que nos dará la paz y la armonía que podemos estar anhelando en un momento dado.

Solo la podemos escuchar si estamos dispuestos a detenernos, guardar silencio y mirar hacia nuestro interior. Todos en algún momento hemos sufrido las consecuencias de no haberla escuchado.

Hay varias formas que podemos usar para conectarnos con nuestra voz interior cuando tengamos alguna pregunta y requiramos su asistencia.

  1. Cuando tengas una duda, relájate, permanece en silencio y formula la pregunta en tu interior. 
  2. Prestar atención a las señales.
  3. Consultar un libro o busca información. Otra forma de conseguir la asistencia que estamos pidiendo es descubriendo donde hay un mensaje para ti.

Responde estas preguntas:

  • ¿En qué aspectos de mi vida soy honesto conmigo mismo?
  • ¿en qué sentidos me falta todavía oír mi propia voz interior?
Nuestra propia voz interior

Ejercicio nº 34

Hechizo de anonimato

 Imagina que a partir de ahora eres una persona anónima. Que puedes hacer grandes cosas de importancia para la vida de otras personas, pero nadie sabrá que fuiste tú quién las hizo. Nadie te agradecerá nada ni apreciará tu obra, nadie te reconocerá la importancia de tus acciones. Tú serás la única persona que sepa el bien que haces.

¿Qué harías en un mundo semejante?, ¿qué camino seguirías, en lo profesional y en lo personal? Al acabar el ejercicio, reflexiona sobre la manera en que tu reacción sería distinta o similar a la forma en la que diriges tu vida actualmente. Este ejercicio pretende llamar tu atención sobre algunas de las cosas que son más importantes para ti.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 33 – La voz interior de la envidia

Introducción

Sentir envidia es algo natural y, hasta cierto punto, inevitable. No escogemos sentir envidia pero si podemos controlar nuestra elección de aceptar o rechazar nuestra reacción emocional. O bien reprimir o reconocer como «lo que era».

Si no aceptamos que estamos sintiendo envidia de alguien, buscaremos alguna otra explicación por la incomodidad que se siente hacia esa persona. Somos seres de razón y cuando tenemos una emoción tenemos la necesidad de encontrar una razón que la explique.

Solemos sacar defectos a otras personas para no reconocer los nuestros. La envidia es la sensación de injusticia que sentimos cuando vemos que alguien disfruta de la gloria que la vida nos usurpa.

La envidia se cura dándose cuenta de que lo que poseen los demás no da la felicidad. Lo único que hace feliz a las personas es “no quejarse” y “valorar lo que sí posees”. Si haces eso y eres pobre, serás feliz.

¿Necesitas un montón de cosas para estar bien? ¿Nunca nada es suficiente? Esa alma nunca descansará hasta que no cure su mente.

Hoy en día, las expresiones de envidia tienen más eco que nunca porque las redes sociales la amplifican. Por ejemplo, los comentarios de muchas personas en noticias de Internet son, en un 80 %, expresiones de envidia que sale a relucir sin tapujos, casi sin disfraz, debido al anonimato.

Responde estas preguntas:

  • ¿En qué momento de mi vida he sentido o siento envidia de otras personas?
  • ¿Observo mis emociones y las acepto sin intentar disfrazarlas?
  • ¿Trato luego de comportarme de manera noble?
La voz interior de la envidia

Ejercicio nº 33

Proyección defensiva

Intentar reprimir sentimientos o pensamientos indeseables, en vez de aceptarlos, pueden ocasionar mucho daño. Cuando las personas no queremos ver ciertos defectos en nosotros mismos, nos las ingeniamos para ver esos mismos defectos en los demás. Incluso en ocasiones los vemos en los demás por todos lados, aun cuando en realidad no estén ahí.

Escribe cinco casos en los que hayas sentido envidia, durante la semana pasada o antes. En cada uno de ellos, trata de hablar con la persona involucrada acerca de lo que sentiste, o bien escríbelo. El mero acto de reconocer haber tenido envidia puede ayudar a ver en perspectiva la emoción y superarla.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 26 – Revisión y reflexión

Introducción

Hagamos en este momento una revisión de lo que llevamos hecho para aumentar nuestro nivel de felicidad.

Escribe sobre los cambios de comportamiento o de hábito que has conseguido realizar, o bien sobre tus cambios de actitud o de enfoque.

Responde a estas preguntas:

  •  ¿Qué pasos he dado o estoy pensando dar para lograr estos cambios?
  • ¿Qué cosas me dificultan hacerlos?
  • ¿Cómo pienso superar obstáculos?

revisión y reflexión

Ejercicio nº 26

Revisar o reflexionar para ir en la dirección adecuada

Podemos distinguir entre tres tipos de revisiones:

  1. Controlar para decidir qué hacer
  2. Comprobar para mantener la fiabilidad del sistema
  3. Revisar para ganar perspectiva

Controlar para decidir qué hacer

El hecho de revisar para decidir qué hacer es el más evidente de los tres tipos de revisiones que deberías hacer. Cada vez que puedas y quieras, lo evalúas para saber qué es lo mejor que puedes hacer en este preciso instante. El proceso en este caso es bastante evidente y debe ser lo más rápido posible, de forma que no te cueste realizarlo.

Comprobar para mantener la fiabilidad del sistema

El segundo tipo de revisión es el hecho de reflexionar o evaluar nuestro sistema para mantener su fiabilidad. Todo lo que has hecho hasta ahora es ideal, pero si no revisas tu sistema de forma periódica, verás como poco a poco el sistema dejará de ser tan eficaz.

La forma más habitual de revisar tu sistema para mantener su fiabilidad es mediante dos tipos de revisiones:

  1. La revisión diaria
  2. La revisión semanal

Es vital hacer bien las revisiones porque te permite tener plena confianza en tu sistema, lo que supone que no tengas que estarte preocupando por mil y una cosas que te pasan por la mente. De hecho, sabes que tu sistema refleja totalmente tu vida y, por lo tanto, ante cualquier imprevisto, solamente tienes que volver a tu sistema para estar tranquilo.

Revisar para ganar perspectiva

La revisión semanal nos ayuda a ganar una perspectiva que la revisión diaria no nos da, pero a veces es necesario subir a un nivel más elevado. Habitualmente a esta revisión se le suele llamar revisión general y se realiza una o dos veces al año, o incluso con menor regularidad.

Esta revisión general nos permite evaluar nuestro sistema con profundidad. No solamente por lo que respecta a la sensación de control del día a día, sino también por lo que respecta a las categorías organizativas de resultados. Es decir, aquellas que nos ayudan a obtener los resultados que deseamos en nuestras vidas. Es el mejor momento para reflexionar sobre nuestra vida y plasmar esas reflexiones en nuestro sistema organizativo.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 20 – Celebra tus logros

Introducción

La manera en que experimentemos un hecho dependerá en buena medida de la interpretación que hagamos de él, así como de lo que nosotros resaltemos del mismo: ¿celebro mis éxitos y mis logros, o no les doy mucha importancia, pero sí lo lamento cuando no han sido perfectos? ¿Me reprocho a mí mismo por no prestar atención a las lecciones que estas experiencias puedan enseñarme?

La felicidad no depende únicamente de los hechos objetivos que componen nuestra vida, sino también de la manera subjetiva en que los interpretamos.

Hay personas que siempre parecen capaces de encontrar el lado bueno de cualquier situación: se alegran de sus logros así como de los ajenos, tienen la habilidad de transformar un contratiempo en una oportunidad, y van por la vida con un aire de optimismo. Y están los otros, que siempre ven el vaso medio vacío, casi nunca encuentra motivo para alegrarse, parecen siempre insatisfechos, y viven en una atmósfera de malsano pesimismo.

Los optimistas son los buscadores de virtudes: la persona que siempre encuentra el hueco en medio de la tormenta, que si encuentra limón hace limonada, que ve el lado bueno de las cosas, que no recela de lo bueno porque es demasiado bueno.

El segundo grupo son los buscadores de defectos, siempre encontrará motivos para ser infeliz, no importa cuáles sean las circunstancias.

Hay personas capaces de sacar lo mejor de cualquier cosa que suceda. La idea de que todo sucede para bien es pasiva; la de que podemos hacer algo bueno con lo que suceda, es activa.

Ahora responde a estas cuestiones:

  • ¿Soy más un buscador de virtudes o un buscador de defectos?
  • ¿En qué aspectos de mi vida soy más parecido al buscador de virtudes?

celebra tus éxitos y logros

Ejercicio nº 20

Reconstrucción del aprendizaje

La técnica consiste en ver más allá de las consecuencias negativas del fracaso, en preguntarnos, sopesando con calma, qué hemos aprendido de esa experiencia, por difícil que nos resultara, y cómo podemos aprovecharla para crecer internamente.

Escribe acerca de algunas cosas que te hayan pasado en la vida, viéndolas primero como un buscador de defectos y luego como un buscador de virtudes.

Obtén beneficios

Por ejemplo, escribe sobre un examen que hayas suspendido: primero sobre lo mal que te sentiste y lo desagradable de la experiencia. Luego, sobre la manera en que esa experiencia te hizo más humilde y te enseñó la importancia de esforzarse más.

Recuerda que el buscador de virtudes es quien acepta los hechos tal como se presentan. Trata de obtener el máximo beneficio de ellos.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…