Archivo de la etiqueta: personalidad

Cambiar un hábito

Entrada

Este ejercicio no arregla tu vida. Intenta que modifiques un hábito negativo, la práctica habitual de una persona, por otro positivo. Los hábitos son acciones que hacemos automáticamente, casi sin pensarlas. Los hábitos son como la ropa que usamos para vestir: los tenemos porque visten nuestra personalidad y participan en mejorar nuestra imagen.

Cuando modificas tus viejos hábitos, modificas tu personalidad. A la hora de trabajar nuestros pensamientos en el inconsciente, es necesario pensar en positivo pero a la vez de forma realista.

En este vídeo se describe un protocolo de actuación: Hacer una lista de hábitos que queremos cambiar, determinar cuál es la causa original… etc. Se pretende que cambies de actitud para ganar batallas. Una vez tengas aprendido el método, te dará fuerzas para proseguir.

Vídeo

Ayuda

Si quieres ver un resumen de las etapas a seguir, te dejo este flujograma para ver visualmente las diferentes etapas.

Semana 39 – La mentalidad fija y la mentalidad de desarrollo

Introducción

La mentalidad fija es la creencia en que nuestras capacidades básicas están como grabadas en piedra y no podemos cambiarlas. Las capacidades hacen referencia a nuestra inteligencia, personalidad, habilidad física y de trato con los demás.

Si estamos dotados y tenemos talento, tendremos éxito en los estudios, en el trabajo, en el deporte y en nuestras relaciones con otras personas; en caso contrario, nuestras deficiencias son permanentes y estamos condenados al fracaso.

La mentalidad de crecimiento se basa en el trabajo duro, el aprendizaje, la formación y la tenacidad, entendiendo esto como un “crecimiento” o una teoría de “incremento” de la inteligencia.

Sin embargo, nuestras capacidades son maleables, se pueden cambiar y, de hecho, cambian durante nuestra vida. Nacemos con ciertas habilidades, pero estas solo marcan un punto de partida, y para progresar tenemos que aplicarnos, dedicar tiempo, hacer un importante esfuerzo.

Es crucial dar nuestro reconocimiento a las personas que nos rodean por su esfuerzo más que por su inteligencia, ya que su esfuerzo depende de ellos, su inteligencia no.

Mentalidad de crecimiento contra mentalidad fija.


Piensa en una capacidad o habilidad que hayas desarrollado con el tiempo como producto de tu esfuerzo: cualquier cosa, desde tu habilidad para hacer un deporte a tus facultades oratorias, desde el coraje a la empatía, y responde:

  • ¿ Qué fue lo que hiciste para mejorar tu capacidad en ese área ?
la-mentalidad-fija-y-de-desarrollo

Ejercicio nº 39

Forjarse una mentalidad de desarrollo

Todos tenemos una idea acerca de nuestras propias capacidades y limitaciones. Algunas de esas ideas, a veces, se implantan en nosotros en etapas muy tempranas, y son difíciles de desechar cuando se convierten en parte de lo que percibimos como «nosotros mismos».

Recuerdas alguna experiencia temprana en la que te hayan desanimado respecto a tus propias capacidades, ya sea por algo que te dijo alguien o que tú misma te dijiste.

Anota cinco cosas en las que en algún momento te hayas resignado a aceptar tu incapacidad. Anota también la razón, si la recuerdas, por la que llegaste a esa conclusión. 

¿Son racionales tus motivos? ¿Hay algo que quieras cambiar, hacer mejor, desarrollar, mejorar?

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 14 – Percepción de uno mismo

Introducción

La percepción de uno mismo es el proceso de atender la información selectiva y asignarle un significado. Elegir esa información depende de:

  • Nuestras necesidades personales
  • Nuestros intereses
  • Nuestras expectativas

En resumen, es el ideal o imagen mental que tienes acerca de tus habilidades, conocimientos, aptitud y personalidad.

¿Quién y qué soy?

Según sea nuestro comportamiento reflejamos una imagen a las personas que nos rodean. Si ayudamos a alguien, nos tacharán de amables. Si defendemos nuestras creencias, dirán que tenemos carácter y firmeza. De la misma manera que la adquirimos de otras personas, nosotros también nos adueñamos una noción de nosotros mismos. Nos atribuimos a nosotros mismos rasgos y características en función de nuestro propio comportamiento.

Empezamos a actuar de manera cortés  para que nuestra imagen tienda a reflejar para nosotros el sentido de nuestras acciones, y así nosotros mismos nos calificamos como personas educadas o correctas. Si para ti es fácil hablar delante de un grupo de personas, puedes concluir que eres un orador nato.

Con esta teoría de la autopercepción, nuestro comportamiento puede llegar a cambiar la percepción que tenemos de nosotros mismos a lo largo del tiempo.

La autopercepción es la acción de cómo nos sentimos, por la forma en que compartimos con el entorno. Si soy una persona muy activa, pensaría que estoy feliz, pero si por el contrario uno de esos días estoy como sin ganas de realizar nada,  derivaría en la percepción de que me encuentro triste.

Vamos a sincerarnos con nosotros mismos e intentar mirar dentro y enfrentarnos con lo que hay. Dejar que reaccionemos según lo que sentimos y no como se espera que debemos reaccionar.

Podemos entonces empezar a cambiarlo modificando nuestro comportamiento.

Ahora responde a esta pregunta pensando en tus conductas a lo largo de la vida, ya sea con respecto a los demás o respecto a ti:

  •  ¿Qué conclusión extraes acerca de ti mismo a partir de lo que observas de tu comportamiento?

percepción de uno mismo

Ejercicio nº 14

Piensa en algo que siempre has querido hacer pero que no te has atrevido a intentarlo por miedo al fracaso. Luego, ve y hazlo. Puede ser presentarse a un casting, apuntarte en un deporte, pedirle a alguien una cita, empezar aquel artículo o aquel libro que siempre quisiste escribir… Cuando lo estés haciendo, y también en cualquier otro momento de tu vida, asume una actitud optimista… aunque al principio tengas que simularla: busca nuevas oportunidades para salir de tu zona de confort, pide ayuda y opinión, admite tus errores…, todo lo que haría un optimista. Presta atención a tus pensamientos, las emociones que sientes y la manera en que te comportas cuando estas fuera de tu zona de confort.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…