Archivo de la etiqueta: valor

Semana 49 – La profundidad de nuestra felicidad

Introducción

La profundidad de nuestra felicidad es como las raíces de un árbol: proporciona la base firme, el componente permanente de nuestro bienestar. La cumbre de nuestra felicidad es como las hojas del árbol: hermosas como deseadas y, sin embargo, efímeras, cambiantes, y se marchitan con el paso de las estaciones.

La pregunta que se han hecho muchos filósofos y psicólogos es si podemos cambiar la profundidad de nuestra felicidad, o si estamos destinados a experimentar altas y bajas en torno a un nivel dado.

Predisposición o innato

Aunque existen algunos componentes genéticos de la felicidad (hay personas que nacen con una predisposición innata a sentirse bien, a ser felices, mientras que otras no), lo que determinan nuestros genes es un ámbito de variabilidad, no un estado fijo. Todos podemos aumentar nuestro propio nivel de felicidad. Y es mucha la gente que está muy por debajo de su potencial natural de felicidad.

El nivel de felicidad de las personas depende básicamente de tres factores: un nivel básico genéticamente determinado, diversos factores circunstanciales que repercuten sobre nuestro grado de felicidad, y las prácticas y actividades que realice la persona para ser feliz. No tenemos ningún control sobre nuestra disposición genética y, muchas veces, es poco lo que podemos hacer para influir en las circunstancias que nos afectan. Si tenemos un alto grado de control sobre las prácticas y actividades que realizamos.

En este último aspecto, están las mejores oportunidades para mejorar nuestra felicidad constantemente, porque realizar actividades agradables que sean significativas para nosotros puede aumentar considerablemente nuestro bienestar.

Nuestra búsqueda de felicidad puede ser un proceso interminable de crecimiento y desarrollo; y no hay límite al grado de felicidad que podemos alcanzar. Cuando realizamos un trabajo, ampliamos nuestro aprendizaje o establecemos relaciones con otras personas, de modo que sentimos que estamos haciendo algo significativo y agradable para nosotros, aumentamos cada vez más nuestro nivel de felicidad. No de un modo temporal y efímero, que se desvanece como las hojas en otoño, sino que estamos construyendo una felicidad duradera, de raíces estables y profundas.

Cuestiones que debes plantearte:

  • ¿Qué experiencias o personas han contribuido a mi felicidad de una manera permanente en mi vida?
La-profundidad-de-nuestra-felicidad

Ejercicio nº 49

Análisis valorativo

En lugar de fijarte en las cosas que van mal – como suelen hacer la mayoría de consultores – , el análisis valorativo enfoca la atención en lo que va bien, para después acentuarlo y ampliarlo. Valorar significa literalmente apreciar el valor de algo, y también conferir o asignar un valor. Valorar lo positivo nos hace sentir bien, y ayuda a extender y ampliar lo bueno. Nos inspiramos en las cosas buenas del pasado para construir el presente y planificar un mejor futuro. Haz este ejercicio con un compañero o en un grupo pequeño (o por escrito, si lo prefieres).

Por turnos, deciros unos a otros qué cosas os han hecho felices en el pasado: hace 10 años, el mes pasado o esta misma mañana. Puede ser una comida con alguien, una tarde transcurrida con la familia, un proyecto de trabajo o la asistencia a un concierto. Cualquier cosa que fuera, ¿qué fue, concretamente, lo que te hizo sentirte bien? ¿El hecho de haber sido capaz de responder a lo que parecía un desafío? ¿Un sentimiento de asombro profundo?

Piensa ahora en una persona que conozcas bien y que te parezca feliz. ¿Por qué crees exactamente que lo es? ¿Qué piensas que puedes aprender de ella?

Por último, ¿Qué repercusión va a tener en tus acciones futuras lo que has aprendido- de ti mismo, de otros…? -. Comprométete por escrito a hacerlo, fórmula tú mismo tu decisión, o a tu compañero de ejercicio.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 5 – Las cosas de valor

Introducción

Piensa dónde puedes hacer algo verdaderamente de valor. Algo que dé un significado a tu vida y que aprecies más que la riqueza y la fama.

  • ¿Qué vale para mí más que lo material?
  • ¿Hay algo en mi vida que tenga un significado profundo?
  • ¿Qué cosas puedo hacer en el futuro que me den felicidad?

Las cosas de valor

Ejercicio nº 5

Durante una semana o dos, anota tus actividades diarias en una pequeña libreta. Al terminar cada día, escribe a qué le dedicas el tiempo. Recoge todo el empleo importante de tu tiempo. Desde las pequeñas tareas hasta el número de horas que ves la televisión. Anota esas tareas en una tabla como el siguiente modelo.

ActividadImportanciaPlacerTiempoDedicación futura
Leer emailsAltaNormal1 hora=
CocinarAltaAlto1,30 h=

  1. Anota el tipo de actividad: correr, trabajar, comprar
  2. Qué importancia le das a esa actividad: Mucha, neutra, poca
  3. Qué placer te proporciona realizar esa actividad: Mucho, gratificante, lo odio, nada
  4. Tiempo que le has dedicado a la actividad: minutos, horas, segundos
  5. Si en el futuro quieres dedicarle mucho más tiempo indica con el símbolo ++, más tiempo +, mismo tiempo =, menos tiempo -, y mucho menos tiempo

Te darás cuenta qué cambios tienes que hacer para sentirte más feliz. Algunos cambios no los podrás llevar a cabo por impedimentos o restricciones, pues intenta señalar los que puedas. Por ejemplo, si tardas una hora en llegar en transporte público a tu trabajo, incorpora un detalle que lo haga más agradable: escuchar música, leer o charlar con alguien que haga tu misma ruta a diario.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

¿Eres afortunado por lo que tienes?

Da valor a lo cercano.

Para empezar, sentirte afortunado significa crear tu propia suerte. Cambia tu fortuna buscando la suerte, manteniéndote positivo y haciendo que tu vida sea mejor. Esta más cerca de ti de lo que imaginas.

De hecho nosotros somos reales, cometemos errores, pedimos perdón, nos peleamos, damos oportunidades, hacemos ruido y nos queremos. Hay que poner especial precaución en no deteriorar o romper nuestra unión, lo que se consigue teniendo siempre presente un interés común.

¿Cuántas veces hemos esperado al momento ideal que nunca termina de llegar? Primero esperamos a tener una casa, luego un buen trabajo, le sigue el coche, los niños, etc. ¿De verdad esperas ser afortunado cuando completes el catálogo? Una persona afortunada valora todo lo que esta cerca de él. Hace un buen uso de lo que tiene. Enfócate en las cosas que mejorarán lo que obtienes de la vida en un nivel emocionalmente profundo, no de manera superficial.

Si esperas fallar es la mejor manera de asegurarte el fracaso. Cuando nos dan un nuevo trabajo nos parece emocionante pero también nos intimida. No te quites tu propio valor como persona y acepta el riesgo con entusiasmo.

Estate atento a las ventajas. Nadie te va a detener, ni des el control a otras personas. Empieza a hacer y a sentir pero que todo lo que empieces  lo acabes. Céntrate en hacer una sola cosa y hacerla muy bien.

Tu idea de la perfección y tu sueño insuperable se alargarán en el tiempo. Con el paso de las temporadas, todo cambiará. Todo se modificará. Lo que te parecía tu ideal alcanzable hace 5 años, hoy tiene una nueva perspectiva. ¿Tienes ganas de esperar otros cinco años para alcanzar tu nueva meta?

Cada uno de nuestros días es un diamante precioso, valioso e irreemplazable. Depende de ti aprovecharlo o lanzarlo al mar del olvido para nunca mas poder recuperarlo.

Volver a la web

Frases para el éxito 02

Serie de frases para mirar el mundo con otra visión. Descubre qué sucede cuando estás enojado.

Explora en este vídeo la frase.

Anímate y participa con tus comentarios o frases propias. En realidad, con esta oportunidad, podrás hacer ver las cosas de otra manera a alguien que lo necesita. Por esa razón hagamos que una herida no se convierta en un sufrimiento eterno.

Volver a la página web