Semana 22 – Dedica tiempo al ocio

Introducción

Todos tenemos una necesidad básica de descanso y ocio. Pero a menudo decidimos ignorar esta necesidad. Nos convencemos de que no hay límite en lo que podemos exigirnos a nosotros mismos. Y así, muchos de nosotros nos entrenamos para necesitar menos tiempo libre: menos horas de sueño y de descanso.

En una palabra, hacemos más allá de nuestros límites.
Pero esos límites, nos guste o no, existen. Terminaremos por pagar el precio de ese abuso, tanto lo personal como también en el ámbito social.

El descanso regular suele multiplicar nuestro potencial, solo que de manera natural. Responde estas preguntas:

  •  ¿Descanso lo suficiente cada día?
  • ¿Me tomo los descansos que necesito a lo largo de la jornada?
  • ¿Duermo todo lo necesario?
  • ¿Me tomo un día libre a la semana?
  • ¿Cuándo fueron mis últimas vacaciones?
  • ¿Cuándo serán las próximas?

Disfruta del ocio

Ejercicio nº 22

Aprender de las cosas buenas del pasado

Escribe sobre un periodo de tu vida en el que hayas prosperado en el trabajo, te hayas sentido más satisfecho, productivo y creativo. Más que otras veces. Si no trabajas o no recuerdas haber vivido un periodo así, escribe sobre alguna vez en la que sintieras que estabas haciendo auténticos progresos. Por ejemplo, cuando eras estudiante.

  • Qué es lo que hiciste entonces que te permitió prosperar en tu ocupación
  • Cómo descansabas en esa época
  • Con quién o para quién trabajabas
  • Qué lección puedes extraer de ese periodo de tu vida
  • Cómo puedes aplicarla hoy o lo que piensas hacer en el futuro

Haz un plan que incluya los periodos de descanso necesarios. No olvides salir con los amigos cómo pasar las vacaciones con tu familia, acudir al gimnasio…, etc.

Además de tu propia experiencia, considera también la de otras personas, que pueden ser compañeros de trabajo o no. Pregúntate qué puedes aprender de ellas, cómo puedes aplicar lo mejor que observas. Qué deseas lograr y cómo, así como qué es lo que deseas evitar.

¿Cómo prefieres vivir tu ocio?

Pasamos de un ritmo de vida frenético a un parón en nuestras vidas cuando entramos en modo ocio. Muchas personas no están preparadas para llenar ese vacío. Cómo lo solucionan en un primer momento: Abusando en grandes cantidades de fiestas, televisión, comidas copiosas… todo lo que ocupe las horas ociosas.

Lo que pretendo es que cambies por un ocio activo. Tras alcanzar la meta que habías planeado y que te ha supuesto algún esfuerzo, la sensación de disfrute es mayor y más duradera que el ocio de forma pasiva.

Recupera amistades, prepara tertulias, realiza esa afición que tanto te gusta o dedícate a la lectura mientras estás tumbado en la playa. Realiza actividades que te hacen crecer como ser humano. Ayuda a mejorar tu estado emocional.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Deja un comentario