Archivo de la etiqueta: esfuerzo

Semana 46 – Metas coherentes

Introducción

Por lo general, para que las metas de una persona sean coherentes, tiene que sentir que son fruto de su propia elección, que nacen de un deseo interno de expresarse uno mismo, más que de la necesidad de impresionar a otros.

Reconocer y plantearnos objetivos coherentes nos reporta muchos beneficios, pero no es tarea fácil. Primero tenemos que saber lo que queremos hacer con nuestra vida y, luego, tener el coraje necesario para persistir en nuestros objetivos.

El sentido de la vida nos lo proporciona nuestras metas, nuestros objetivos a largo plazo. Esos objetivos dan sentido a lo que haces cada día. Recuerda que debe estar ligado a lo que tú deseas y a tus valores.

Cuestiones que debes plantearte:

  • ¿Cuáles son algunos de mis objetivos coherentes?
  • ¿Hay obstáculos internos o externos que dificultan perseguir mis metas?
metas-coherentes

Ejercicio nº 46

Establecer objetivos coherentes

Las personas que se fijan y persiguen objetivos coherentes suelen ser más exitosas y felices. Pregúntate qué es lo que de verdad deseas hacer en cada uno de los aspectos más importantes de tu vida, desde tus relaciones personales al área profesional. En cada área incluye lo siguiente:

Objetivos a largo plazo. Estos son objetivos concretos, con plazos precisos, que pueden ser de 1 a 30 años. Son objetivos que plantean un reto, requieren esfuerzo. Pero recuerda que para tu felicidad a largo plazo no es tan importante que llegues alcanzar tus metas. El sentido fundamental de los objetivos que uno se establece es permitirse vivir el aquí y el ahora, disfrutar del viaje.

En contadas ocasiones, por mucho esfuerzo que hagamos, no siempre somos capaces de lograrlo. Si eso no es posible, por la razón que sea, encaminarnos a esa meta, mientras lo hacíamos, pensemos que nos ha llenado de satisfacción.

Objetivos a corto plazo. Se fijan para poder manejar los objetivos a largo plazo, dividiéndolos en metas parciales. ¿Qué es lo que tendré que hacer durante el año que viene, el próximo mes, mañana, para ir acercándome a mis objetivos a largo plazo?

Plan de acción. Señala en tu calendario las cosas concretas que tienes que hacer:

  • Actividad regular o diaria. Leer ceremoniales.
  • Actividad para una sola vez.

Cuando no nos fijamos metas concretas nosotros mismos, quedamos a merced de las circunstancias. O nos conformamos reaccionando de forma pasiva, o dirigimos de forma activa nuestra vida.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 39 – La mentalidad fija y la mentalidad de desarrollo

Introducción

La mentalidad fija es la creencia en que nuestras capacidades básicas están como grabadas en piedra y no podemos cambiarlas. Las capacidades hacen referencia a nuestra inteligencia, personalidad, habilidad física y de trato con los demás.

Si estamos dotados y tenemos talento, tendremos éxito en los estudios, en el trabajo, en el deporte y en nuestras relaciones con otras personas; en caso contrario, nuestras deficiencias son permanentes y estamos condenados al fracaso.

La mentalidad de crecimiento se basa en el trabajo duro, el aprendizaje, la formación y la tenacidad, entendiendo esto como un “crecimiento” o una teoría de “incremento” de la inteligencia.

Sin embargo, nuestras capacidades son maleables, se pueden cambiar y, de hecho, cambian durante nuestra vida. Nacemos con ciertas habilidades, pero estas solo marcan un punto de partida, y para progresar tenemos que aplicarnos, dedicar tiempo, hacer un importante esfuerzo.

Es crucial dar nuestro reconocimiento a las personas que nos rodean por su esfuerzo más que por su inteligencia, ya que su esfuerzo depende de ellos, su inteligencia no.

Mentalidad de crecimiento contra mentalidad fija.


Piensa en una capacidad o habilidad que hayas desarrollado con el tiempo como producto de tu esfuerzo: cualquier cosa, desde tu habilidad para hacer un deporte a tus facultades oratorias, desde el coraje a la empatía, y responde:

  • ¿ Qué fue lo que hiciste para mejorar tu capacidad en ese área ?
la-mentalidad-fija-y-de-desarrollo

Ejercicio nº 39

Forjarse una mentalidad de desarrollo

Todos tenemos una idea acerca de nuestras propias capacidades y limitaciones. Algunas de esas ideas, a veces, se implantan en nosotros en etapas muy tempranas, y son difíciles de desechar cuando se convierten en parte de lo que percibimos como “nosotros mismos”.

Recuerdas alguna experiencia temprana en la que te hayan desanimado respecto a tus propias capacidades, ya sea por algo que te dijo alguien o que tú misma te dijiste.

Anota cinco cosas en las que en algún momento te hayas resignado a aceptar tu incapacidad. Anota también la razón, si la recuerdas, por la que llegaste a esa conclusión. 

¿Son racionales tus motivos? ¿Hay algo que quieras cambiar, hacer mejor, desarrollar, mejorar?

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 37 – Alcanzar el éxito

Introducción

Todos deseamos tener éxito en la vida y sin embargo muchas personas se quedan solo soñando y no lo logran.  Lograr el éxito, significa conseguir los objetivos y metas propuestas sin importar si estos son ambiciosos o no, incluso se puede hablar de éxito en los pequeños detalles de la vida.

Aunque no es posible garantizar que cualquier persona pueda ser exitosa, realmente sí existen maneras de aumentar las probabilidades de triunfar en la vida.

La victoria llega tras una serie de pasos. Cuando alguien estudia durante años, llevándose muchos fracasos, esforzándose por superarlos y atravesando una serie de altibajos hasta alcanzar la meta. Cuando vemos que los demás logran el éxito, no solo hay que ver el resultado final, sino reflexionar el esfuerzo en energía y tiempo que hizo falta para llegar ahí.

Al conocer la manera en la que alguien ha alcanzado su meta, tendemos a ver sus logros como el resultado de un considerable esfuerzo y, así, nuestras propias metas nos parecen más fáciles de alcanzar. Las personas pueden imaginar mejor su avance a través de pequeños pasos, no situadas de una vez en las alturas, que así parecen inalcanzables.

  • Define tus propósitos en general
  • Delimita tus objetivos
  • Fija cantidades y fechas
  • No te rindas
  • Supérate a ti mismo
  • Mentaliza tus metas
  • Sigue luchando por nuevos pasos

Responde estas preguntas:

  • Si recuerdo algunos de mis logros personales, ¿cuántos pasos hubo que dar para alcanzarlos?
  • ¿Cómo fue mi avance, los altibajos que surgieron, los esfuerzos que tuve que hacer?
cómo alcanzar el éxito

Ejercicio nº 37

Ser realista

Escribe una meta que quisieras alcanzar, pero que pienses que en realidad no podrías conseguir. Luego plantéate que harás para conseguirla. Incluye los pasos que necesitarás dar en tu camino hacia el éxito, los obstáculos y dificultades que esperas encontrar, y cómo piensas superarlos. Analiza dónde están las trampas del camino, dónde podrías tropezar, que podrías detenerlo por un tiempo, y cómo superarás esos baches. Escribe, finalmente, cómo esperas llegar a tu meta. Expresa tu historia de una manera vívida, como una narración de aventuras. Repite el ejercicio con cuántas metas u objetivos desees.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 13 – La regla 80/20

Introducción

La regla 80/20, llamada de Pareto, viene a decir que, aproximadamente, el 80 % de las consecuencias provienen del 20 % de las causas.

Si esta regla la aplicamos a nuestro tiempo diario obtendríamos a qué materia o cosa dedicamos el 20 % para obtener el 80 % del resultado.

Ejemplos sobre la regla 80/20

Pero veamos unos ejemplos que ilustran la distribución de nuestro tiempo.

  • Para el aprendizaje de una materia. Al aprender algo, si invertimos el 20 % del esfuerzo, podemos obtener el 80 % del resultado. Toma cualquier materia. Llegar a dominar la asignatura o tema es razonablemente bien duro. Pero el llegar a ser perfecto en ella es aun mucho más difícil. Así que piensa si realmente en esa materia compensa  todo ese esfuerzo dedicado.
  • Para la lectura de librosPuedo dedicar el 100 % de mi tiempo a leer un libro que sea muy interesante. O puedo dedicar el 20 % de mi tiempo a cada uno de otros 5 libros, que llegaré a conocer al 80 %. Con ello conseguiré un resultado mucho más eficiente.
  • En las relaciones personales. Posiblemente si quieres cuidar a tu pareja, el 20 % de tus esfuerzos produzcan el 80 % de los resultados. Hay cosas que muchas veces pasan inadvertidas pero hay otras, que son extremadamente valoradas. Así cualquier detalle en un momento complicado, como una enfermedad, la muerte de algún familiar, o un momento de bajón en general, se valora mucho más que en circunstancias normales. De la misma manera conviene que no olvides que ocurre lo mismo con los errores.
  • Con nuestros amigos. Posiblemente, aunque suene mal decirlo, el 20 % de nuestros amigos nos producirá el 80 % de los beneficios de la amistad. No defiendo que te deshagas del 80 % restante, pero quizá sí justifico que son los bien llamados amigos íntimos.

Maneras prácticas

  • Los problemas. El 20 % de los problemas nos producen el 80 % de los quebraderos de cabeza. Así que cuando quieras resolver problemas, piensa en el efecto que cada uno de ellos tiene en tu bienestar. Dedícale más tiempo a los problemas que pueden afectarte más. Quizá es un problema que una puerta chirríe, pero las potenciales consecuencias de un cabreo con tu jefe son muchísimo más relevantes.
  • Las tareas diarias. Ocurre muchas veces que hemos apuntado en una lista las cosas que tenemos que hacer durante el día. Casi, sin darnos cuenta, acabamos tratando todas las cosas apuntadas como si fueran parecidas en relevancia. Sin embargo, está claro que no es así. El resultado dista mucho de ser verdad. Entre dos tareas parecidas, una puede representar el 80 % del resultado y la otra no proporcionará, el mismo o parecido porcentaje, de satisfacción.
  • Los consejos para mejorar tu vida. Cada día, descubres reglas que pueden ser interesantes para aplicarlas en tu vida cotidiana. Y posiblemente cada una de esas reglas tiene una parte de razón. Pero no es posible aplicarlas todas. Así que has de elegir, y has de elegir pensando en cuales son las reglas que más beneficio te aportarán.  Las reglas que te darán el 80 % del resultado.

Cada vez que dediques tu esfuerzo a algo, piensa que no todos los objetivos tienen la misma importancia. Que todos los medios para conseguirlos no son igualmente eficaces. Céntrate siempre en lo que te dará un mayor rendimiento y verás como tu efectividad aumenta. 

Redistribuye tu tiempo

Ahora responde a estas preguntas pensando en la distribución del tiempo según la regla 80/20:

  •  ¿Cuáles son las cosas que podrías reducir?
  • ¿A cuáles deberías dedicar más tiempo?

regla 80/20

Ejercicio nº 13

Haz una lista de las cosas que te resulten más agradables e importantes. Pueden ser tu familia, hacer deporte, oír música, etc.

Analiza tus prioridades. Decide cuál es el 20 % de esa lista que te proporcionará el 80 % de satisfacción.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Amores y logros conllevan grandes riesgos

Arriesga si quieres sentirte realizado

Empecemos por separar primeramente los logros. En nuestra mente ansiamos dejar una pequeña semilla o huella de nuestro paso como seres humanos. Nos dedicamos con esfuerzo y tesón en querer hacer las cosas bien, en tener muchos y grandes proyectos que se quedan en eso. En sueños que no se harán realidad. El motivo es que un pequeño porcentaje de personas es capaz de asumir ese gran riesgo necesario que dé un paso de gigante a nuestra vida. A la mayoría nos gusta ir sobre seguro.

Y no estoy hablando de hacerse millonario y vivir una vida llena de lujos. Seguro que muchos han pensado exactamente en mi anterior frase. Una gran realización sería abandonar nuestra existencia individual para dedicarnos a la oración, a la meditación, al estudio de un tema concreto o a servir a nuestros semejantes dando el cariño y calor de nuestro corazón. Ahora me preguntaréis: ¿Quién hace eso en realidad? ¿Serías capaz de consumir cuarenta o cincuenta años de tu vida en un gran proyecto de este tipo?

El que no arriesga, no gana. Eso está claro. Conseguir una meta sin tomar riesgos, no vale la pena vivirla porque si poco arriesgas, poco ganas. Por el contrario, cuanto mayor sea el objetivo, mayores riesgos y dificultades.

 

Amores y logros conllevan grandes riesgos

¿Es el gran amor un gran riesgo?

Si ya has leído hasta estás líneas, la pregunta que te estas haciendo es: ¿Se refiere al amor de pareja?, ¿Qué grandes amores existen? Ahora vas comprendiendo la amplitud de miras.

Unos opinarán que es ese amor con el que te casas o convives toda tu vida. Actualmente, vivir toda la vida con la misma persona, se ha convertido en todo un récord Guinness. Si al llegar a nuestra vejez, contabilizamos tres o cuatro relaciones de pareja, por cuál nos decantamos como ese gran amor por el que asumí un gran riesgo. ¿En qué consistió ese riesgo?, ¿O era más bien mantener la llama del amor encendida?

Implica dejar muchas cosas atrás y atreverse a crear algo nuevo a partir de los deseos de ambas personas,. Es una tarea difícil. El amor se puede derivar en los sentimientos hacía unos hijos, hacía una creencia religiosa, el amor de tu vida, que no siempre es con el que te quedas.

El riesgo en sí se entiende cuando una persona hace cualquier cosa para no ser abandonada por temor a la soledad. Hace cualquier cosa por complacer. Asume la responsabilidad de la culpa si la relación no funciona. Es adicta a las relaciones y al dolor emocional.

En definitiva, enfréntate a tus temores y mucho animo a aquellos que nos atrevemos a hacer lo que deseamos en la vida.

Si quieres guardar las imágenes, entra en Pinterest

Volver a la página web