Archivo de la etiqueta: metas

Semana 46 – Metas coherentes

Introducción

Por lo general, para que las metas de una persona sean coherentes, tiene que sentir que son fruto de su propia elección, que nacen de un deseo interno de expresarse uno mismo, más que de la necesidad de impresionar a otros.

Reconocer y plantearnos objetivos coherentes nos reporta muchos beneficios, pero no es tarea fácil. Primero tenemos que saber lo que queremos hacer con nuestra vida y, luego, tener el coraje necesario para persistir en nuestros objetivos.

El sentido de la vida nos lo proporciona nuestras metas, nuestros objetivos a largo plazo. Esos objetivos dan sentido a lo que haces cada día. Recuerda que debe estar ligado a lo que tú deseas y a tus valores.

Cuestiones que debes plantearte:

  • ¿Cuáles son algunos de mis objetivos coherentes?
  • ¿Hay obstáculos internos o externos que dificultan perseguir mis metas?
metas-coherentes

Ejercicio nº 46

Establecer objetivos coherentes

Las personas que se fijan y persiguen objetivos coherentes suelen ser más exitosas y felices. Pregúntate qué es lo que de verdad deseas hacer en cada uno de los aspectos más importantes de tu vida, desde tus relaciones personales al área profesional. En cada área incluye lo siguiente:

Objetivos a largo plazo. Estos son objetivos concretos, con plazos precisos, que pueden ser de 1 a 30 años. Son objetivos que plantean un reto, requieren esfuerzo. Pero recuerda que para tu felicidad a largo plazo no es tan importante que llegues alcanzar tus metas. El sentido fundamental de los objetivos que uno se establece es permitirse vivir el aquí y el ahora, disfrutar del viaje.

En contadas ocasiones, por mucho esfuerzo que hagamos, no siempre somos capaces de lograrlo. Si eso no es posible, por la razón que sea, encaminarnos a esa meta, mientras lo hacíamos, pensemos que nos ha llenado de satisfacción.

Objetivos a corto plazo. Se fijan para poder manejar los objetivos a largo plazo, dividiéndolos en metas parciales. ¿Qué es lo que tendré que hacer durante el año que viene, el próximo mes, mañana, para ir acercándome a mis objetivos a largo plazo?

Plan de acción. Señala en tu calendario las cosas concretas que tienes que hacer:

  • Actividad regular o diaria. Leer ceremoniales.
  • Actividad para una sola vez.

Cuando no nos fijamos metas concretas nosotros mismos, quedamos a merced de las circunstancias. O nos conformamos reaccionando de forma pasiva, o dirigimos de forma activa nuestra vida.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 37 – Alcanzar el éxito

Introducción

Todos deseamos tener éxito en la vida y sin embargo muchas personas se quedan solo soñando y no lo logran.  Lograr el éxito, significa conseguir los objetivos y metas propuestas sin importar si estos son ambiciosos o no, incluso se puede hablar de éxito en los pequeños detalles de la vida.

Aunque no es posible garantizar que cualquier persona pueda ser exitosa, realmente sí existen maneras de aumentar las probabilidades de triunfar en la vida.

La victoria llega tras una serie de pasos. Cuando alguien estudia durante años, llevándose muchos fracasos, esforzándose por superarlos y atravesando una serie de altibajos hasta alcanzar la meta. Cuando vemos que los demás logran el éxito, no solo hay que ver el resultado final, sino reflexionar el esfuerzo en energía y tiempo que hizo falta para llegar ahí.

Al conocer la manera en la que alguien ha alcanzado su meta, tendemos a ver sus logros como el resultado de un considerable esfuerzo y, así, nuestras propias metas nos parecen más fáciles de alcanzar. Las personas pueden imaginar mejor su avance a través de pequeños pasos, no situadas de una vez en las alturas, que así parecen inalcanzables.

  • Define tus propósitos en general
  • Delimita tus objetivos
  • Fija cantidades y fechas
  • No te rindas
  • Supérate a ti mismo
  • Mentaliza tus metas
  • Sigue luchando por nuevos pasos

Responde estas preguntas:

  • Si recuerdo algunos de mis logros personales, ¿cuántos pasos hubo que dar para alcanzarlos?
  • ¿Cómo fue mi avance, los altibajos que surgieron, los esfuerzos que tuve que hacer?
cómo alcanzar el éxito

Ejercicio nº 37

Ser realista

Escribe una meta que quisieras alcanzar, pero que pienses que en realidad no podrías conseguir. Luego plantéate que harás para conseguirla. Incluye los pasos que necesitarás dar en tu camino hacia el éxito, los obstáculos y dificultades que esperas encontrar, y cómo piensas superarlos. Analiza dónde están las trampas del camino, dónde podrías tropezar, que podrías detenerlo por un tiempo, y cómo superarás esos baches. Escribe, finalmente, cómo esperas llegar a tu meta. Expresa tu historia de una manera vívida, como una narración de aventuras. Repite el ejercicio con cuántas metas u objetivos desees.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 28 – Gestionar las expectativas

Introducción

Tenemos que buscar el equilibrio adecuado entre, por una parte, unas altas esperanzas y expectativas y, por la otra una realidad dura y difícil.

Esta regla general se aplica a todas las situaciones en las que uno se plantea un objetivo a alcanzar.

Responde sobre las metas que me he propuesto en el pasado

  •  ¿Han sido realistas o poco ajustadas a la realidad?
  • ¿Qué objetivos me han servido de inspiración y cuales me han generado ansiedad?
  • ¿Qué metas me han motivado y cuáles me han hecho perder el ánimo?

Gestionar las expectativas

Ejercicio nº 28

Gestión de objetivos

Piensa en cinco objetivos que hayas conseguido, ya sean de índole profesional o personal. Luego, haz una lista de las metas que quieres conseguir y anota si cada una de ellas es fácilmente alcanzable o si te plantea un reto (o ambas cosas)

 Alcanzable¿Es un reto?
Objetivo 1
Objetivo 2
Objetivo 3
Objetivo 4
Objetivo 5

Si lo necesitas, modifica tu lista para que cada una de las metas propuestas sea a la vez alcanzable y un reto para ti. Piensa por lo menos en otros dos objetivos que te motiven a ir aún más lejos y al mismo tiempo sean realistas.

Definir metas personales

metas y expectativas

Establecer metas es un proceso, tiene una metodología y unas condiciones para que al  finalizar, salga un plan que hay que seguir, para que te lleve donde hayas establecido, ya sea en el ser, en el hacer o en el tener.

El fijar metas personales implican tener en cuenta algunos aspectos, además de las características planteadas anteriormente:

  • Deben ser personales, quererlas uno mismo. Con que te parezca bien a ti es suficiente que es quien va a poner el esfuerzo y la acción necesaria para llevarlas a cabo.
  • Establecer en qué áreas de la vida se quieren alcanzar: Salud, finanzas, relaciones, espiritual, profesional, autorrealización.
  • Qué es lo que realmente se quiere lograr, cuándo y por qué. ¡Te tienen que generar emoción y ganas de comenzar ya mismo!
  • Qué valores son los que rigen tu vida, ya que una meta puede ir en contra con un principio o valor personal.
  • En qué punto de la vida se está, ya que algunas metas requerirán más tiempo, aprendizajes, desarrollo de habilidades o superación de limites.
  • Es importante tener muy claro cuál es el propósito y la visión de vida que se tiene, ya que las metas a establecer te llevarán o no, al cumplimiento de este. Aquí es importante preguntarse: ¿cuál es la vida que quiero para mí y para mi familia o para los que me rodean?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y talentos? ¿Cuáles son tus debilidades?
  • Es necesario establecer la secuencia de las metas a seguir. El cumplimiento de una te debe llevar al cumplimiento de la siguiente.
  • Las metas deben estar registradas por escrito y leerlas constantemente. Esto ayudará a mantenerlas, clarificarlas y dimensionarlas mejor; a entender su importancia y a comprometerse a lograrlas.

Es necesario tener claro estos aspectos de dirección, orden, claridad y sustento al plan que elabores.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 12 – Optimista que no perfeccionista

Introducción

El optimista acepta como una parte natural de la vida, como una experiencia unida al éxito, que no hay que rechazar la realidad. Simplemente hay que aceptarla. Por lo tanto, aceptar el fracaso sigue siendo una parte necesaria del aprendizaje personal y de la vida.

El mundo real contiene inevitables dosis de fracaso y malestar, y que el éxito hay que medirlo por lo que realmente es posible obtener. Aceptar tal cual es la realidad reporta grandes beneficios emocionales de nuestra visión de la vida. Eso hace que tengamos una vida plena y rica en experiencias.

Naturalmente a nadie le agrada fracasar, pero si aceptamos la realidad, sentimos menos ansiedad ante las situaciones problemáticas y disfrutamos más de lo que hacemos. Además, esto nos ayuda a fijarnos metas realistas que se pueda alcanzar, con lo que puedes saborear muchas veces el triunfo

Ahora responde a estas preguntas:

  • ¿Qué aspecto de mi vida retengo con una actitud optimista?
  • ¿Hay algún área de mi vida en la que tiendo a ser más perfeccionista?

optimista que no perfeccionista

Ejercicio nº 12

Mira la siguiente lista que aparece a continuación y piensa en los casos en que tu actitud se haya asemejado a cada uno de estos rasgos.

  • ¿Tienes alguna tendencia que crees que debes cambiar?
  • ¿Cómo crees que habrían cambiado las cosas si, alguna vez, en lugar de ser perfeccionista, hubieras sido optimista?

PerfeccionistaOptimista
Rechaza el fracasoAcepta el fracaso
Rechaza las emociones negativasAcepta las emociones negativas
Rechaza el éxitoAcepta el éxito
Rechaza la realidadAcepta la realidad

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 7 – La dificultad como aprendizaje

Introducción

La dificultad del aprendizaje consiste en tener la fortaleza para alcanzar las metas. Muchos desean liberarse de estas dificultades pero es mejor encontrar un sentido propio a la vida que nos merezca la pena. Recuerda alguna experiencia desagradable por la que hayas pasado o alguna dificultad. Responde a estas preguntas:

  • ¿En qué medida contribuyó a mi crecimiento personal?
  • ¿Qué aprendí de esa situación?

aprendizaje

Ejercicio nº 7

Escribe sobre las dificultades o malas experiencias en una hoja. Hazlo diariamente, durante 15 – 20 minutos y cuatro días consecutivos. Sigue estas recomendaciones:

  • Relata tu experiencia más desagradable o traumática
  • Expresa tus sentimientos y pensamientos más profundos sobre esa experiencia.
  • Cómo te sentías entonces y cómo te sientes ahora
  • Durante los cuatro días puedes relatar la misma experiencia o sobre otras distintas que hayas vivido

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Elegir los objetivos

Introducción

Una de las partes más citadas cuando empezamos nuestro plan de mejora personal es el apartado de los objetivos. Todo se centra en los objetivos, pero no nos explican de forma detallada cómo planificar bien nuestra meta. El objetivo es un fin hacia el que dirijo mis acciones porque siento y creo que lo que hago me encamina a alcanzarlo.

Un mal planteamiento aumenta la probabilidad de que nuestra ilusión se convierta en una pesadilla y nos desmotivemos. Veamos unos sencillos pasos para que nuestros objetivos sean eficaces. Si algo falla que no sea por falta de intenciones.

Objetivos y metas

Clave de los objetivos

Clave 1: Márcate objetivos a corto, medio y largo plazo. De hecho, nos tendríamos que proponer tener al menos un objetivo para cada uno de nuestros días. Si completamos nuestro día alcanzando esos objetivos, nos sentiremos mucho más satisfechos con nosotros mismos, con nuestra vida y más plenos. Intenta marcarte objetivos diarios, semanales y mensuales. Habla de lo que quieres conseguir.

Los objetivos en el tiempo se pueden limitar orientativamente de la siguiente manera:

  • Corto plazo – Metas mensuales
  • Medio plazo – Entre uno y dos años
  • Largo plazo – 5 años o más

Clave 2: Visualiza tu objetivo con todo detalle. De esta forma estamos programando nuestro “radar” para que nos ayude a captar toda aquella información que es relevante para lograr nuestras metas. ¿Os ha pasado alguna vez que os habéis comprado una determinada marca de móvil y de repente lo veis en todas partes? Eso es simplemente porque si ponemos el foco en algo, vamos a estar mucho más alerta para captar toda la información relacionada  con todo aquello que nos acerque a lo que queramos lograr.

Clave 3: Escribe tus objetivos. Escribir los objetivos ayuda para ordenar ideas, para interiorizarlo. Se dice que cuando un objetivo se escribe tiene un 80 % más de probabilidades de que se logre. Especificar cuánto, dónde y cuándo te ayudará a adquirir el hábito de saber lo que tienes que hacer exactamente.

Especifica tus objetivos

Clave 4: Específico. Tienes que concretar todo lo posible qué es lo que quieres, con todo lujo de detalles. Es como cuando vas de crucero y pasas por la agencia de viajes: cuanto más detalles te indiquen sobre tu destino, mejor te resultará la aventura. Veamos unos ejemplos que son muy valorados, pero son tan generales y abstractos que habría que delimitar para dirigir la acción de manera eficaz:

  • Ser feliz
  • Mejorar mi relación de pareja
  • Ser mejor persona
  • Desarrollar mi carrera profesional

Si quiero empezar a correr me marcaré objetivos por etapas. Primero haré 2 kilómetros con una recompensa como puede ser beber agua y escuchar una canción. Continuaré por subir a 5 kilómetros y así sucesivamente hasta llegar a mi objetivo que puede ser hacer 15 kilómetros en un tiempo determinado.

Clave 5: Medible. Tienes que ser capaz de medir tu objetivo, de cuantificar tus avances, de ver cuanto te falta para llegar y de monitorizar si vas en la dirección adecuada. Ver tus avances te ayudará a mantenerte motivado.

Quiero hacer deporte dos sábados al mes con mi familia

Este enunciado te permite comprobar rápidamente si lo logras o no. Y en qué porcentaje.

Pasar más tiempo con mi familia

Es demasiado ambiguo y difícil de medir. Cuando concretas cantidades y parámetros te resulta más fácil valorar cómo va tu evolución. Proponte objetivos que estén directamente relacionados con tu actuación, y no condicionados a la conducta de terceras personas.

Clave 6: Alcanzable. Si te marcas un objetivo que está muy por encima de tus posibilidades, no solamente corres el riesgo de no conseguirlo, sino que tendrás grandes probabilidades de frustrarte. Se trata de medir tus fuerzas y ponerte objetivos realistas.

Puede ocurrir que un objetivo en principio parezca totalmente fuera de tu alcance, por lo grande y ambicioso, lo que yo llamo “objetivo cima” … pero ¿cómo subirías a una cima? Por etapas, llegando a campamento base 1, campamento refugio, etc., ¿verdad?

Fragmentar por etapas

Pues eso mismo tienes que hacer con tu objetivo, dividirlo en sub-objetivos, de modo que, cuando alcances el primer campamento consigas energía y motivación para ponerte con la siguiente y así sucesivamente hasta que corones la cima clavando tu bandera para que lo vea el mundo entero.

Clave 7: Retador. Si un objetivo es demasiado fácil no vas a conseguir ese efecto motivador del que te hablaba al principio. Cuanto más te cueste conseguir un objetivo, más motivador va a ser el conseguirlo. Lo ideal es tener un buen equilibrio entre alcanzable y retador.

Clave 8: El factor tiempo. Un objetivo o un proyecto que no tiene fecha de entrega, corre el riesgo de dilatarse infinitamente en el tiempo, tan infinitamente, que quizá nunca llegue a cumplirse. Por ello es crucial ponerle fecha a nuestros objetivos.

Clave 9: Éticos. El hecho de que un objetivo sea “ético” significa que no esté en conflicto con tus valores, o con algún otro objetivo o que no dañe a nadie que sea importante para ti. Si no es ético, cuando lo consigas no te hará feliz.

Clave 10: Recompensa. Finalmente, todo objetivo tiene que tener su recompensa. ¿Para qué quieres conseguir este objetivo? ¿Cuál es la finalidad? ¿Qué significará para ti conseguirlo? Ese “¿Para qué?” va a ser nuestro motor en los momentos flacos, en los días donde nos falten las fuerzas para seguir. Si tenemos un fin, una razón de peso, algo que sea la recompensa de alcanzar nuestro objetivo va a ser mucho más sencillo mantenerse motivado.

Si quieres tener un hábito nuevo
  1. La recompensa no debe marcar un punto “límite” porque una vez que se ha cumplido el objetivo, y sentimos la recompensa, el comportamiento tiende a terminar.

– estaré leyendo 3 libros durante mis vacaciones de verano

2. La recompensa no debe ser tu única motivación

– Aprendo a tocar un instrumento porque voy a tener la oportunidad de conocer gente nueva.

3. La recompensa no debe sabotear tus resultados

– Estamos haciendo ejercicio porque nos prometimos una buena cena después de hacerlo. No porque me interesa y me gusta. Es decir, ¿Hago ejercicio para seguir engordando?

Todos estos son los ingredientes que todo buen objetivo debe cumplir para que sea formulado correctamente. ¿Te has marcado ya tus objetivos?

Comparte en las redes

Participa en los foros

Volver a la web