Archivo de la etiqueta: objetivos

Renunciar al pasado

Entrada

Aprendo a renunciar al pasado. Mis metas y objetivos en la vida han dejado de coincidir con los de esas personas.

1- ⭐ Dejo a las personas a las que ya no les importo.
2- ⭐ Marco una frontera entre por quienes lucho y por quien renunciar
3- ⭐ Aprendo de las experiencias del pasado y saco provecho del dolor
4- ⭐ Aligero la carga sobre mí, renunciando a las cosas que pesan.

✅ No hay que renunciar al pasado porque sea malo, sino porque está muerto.

Ya no miran en nuestra misma dirección, sus metas y objetivos en la vida han dejado de coincidir con los nuestros.  la renuncia es algo voluntario, realmente ¡no quieres hacerlo! Pero, debes tomar esta decisión para no continuar sufriendo en la relación.

Marco mi frontera entre por quienes lucho y por quien renunciar. Lo puedes corregir de la misma manera en que aceptaste a esas personas. Un día subieron a tu tren y ahora se bajan para no seguir el mismo camino. No son felices a tu lado y nadie es dueño de nadie.

Me doy cuenta que lo que ayer dolió, hoy ya no me importa. No podemos cambiar lo que nos ha generado dolor y debemos sencillamente aceptar, sin resignación, solo con la consciencia de no está a nuestro alcance un resultado diferente. A partir de allí viene el aprendizaje, durante el cual lo vivido se transforma en experiencia, donde podemos sacar finalmente provecho del dolor.

Vídeo

Ayuda

Para aligerar la carga sobre mí, renuncio a las cosas que pesan.  Es importante descubrir qué ganancias secundarias obtenemos al mantenernos en esa posición y qué creencias y pensamientos equivocados tenemos al respecto, para hacer los cambios necesarios.



¿A qué debes renunciar?

Entrada

Continuamos con los #cambios que estamos dispuestos a modificar. Este ejercicio te explica cómo #renunciar a modelos mentales que nosotros mismos hemos creado. Al principio puede que te cueste porque no sabes cómo poner en práctica. Pero si lo deseas, llegará. Empieza por los ejemplos que te voy orientando: delegar funciones, renunciar a cosas que en realidad no necesitas, a tratar de controlar todo…, etc.

Renuncia a tu necesidad de tener siempre la razón. Los demás no son culpables de lo que posees, sientes o no sientes. Cada adulto es responsable de su vida. Es tu mente la que te causa negación, contaminación y auto destrucción. No te creas los pensamientos negativos que salen de tu mente.

Empieza a probar, a dar un paso más, y verás como tus creencias limitadoras dejan de tenerte atrapado. Lo que parecía imposible, ahora es posible.

¿Quejarte de tu situación arregla tu vida? Al contrario, te hace infeliz, deprimida y una persona triste. En la mayoría de las ocasiones eres tú quien elige estar mal y la situación poco o nada tiene que ver con tus acontecimientos.

La queja viene muy acompañada de la crítica. No puedes soportar que los demás sean felices y comprendidos. Las personas somos diferentes, por lo tanto, abre tu mente. Todos aquellos que no piensan como tú o son diferentes no tienen por qué ser objetivo de tu rechazo. ¿Te dan miedo? Excusas que te limitan. En lugar de crecer en la mejora de ti mismo, te auto engañas a saber con qué argumentos y prefieres quedarte atascado.

Vídeo

Ayuda

Ya ves, muchas personas viven una vida que no es la suya. Escuchando lo que otros piensan de uno mismo, en relación con el entorno, siguiendo modas o consejos para agradar a todo el mundo. Mientras tú ignoras tu voz interior, qué es lo que necesitas y qué es lo que te hace feliz. No dejes de ser dueño de tu vida. Puedes perder fácilmente el control de lo que necesitas.

Semana 52 – Revisión: mirando atrás

Introducción

Mirando ahora en perspectiva y reflexionando sobre este diario en su conjunto, ¿cuáles son las cosas que has implantado para aumentar tu felicidad? escribe sobre ello. Puede ser sobre los cambios de hábito o de comportamiento que planeas hacer o que estás llevando a cabo (como ser más puntual en mis compromisos, mostrarme más abierto y sincero con mi pareja, seguir metas coherentes…) o sobre cambios de actitud o de enfoque (cómo valorar más la edad madura, ser más compasivo contigo mismo…).

Sigue estableciendo tus objetivos sobre papel. Puedes utilizar soportes digitales, pero recuerda que debes tener acceso fácil y cómodamente porque cuando escribes algo te obligas a realizar una reflexión.

Apenas el 3 % de los adultos ponen sus objetivos por escrito. El resto solo tienen deseos, esperanzas o fantasías. Los objetivos escritos pueden ser modificados, medidos, manipulados hasta pasar a la acción. Activan tu ilusión y te dan energía. Sabiendo que están escritos aumenta una pequeña parte de que consigas tus metas.

Tómate un tiempo para estar tranquilo en lo que haces. Siéntate a pensar hasta que se convierta en un hábito. Reflexiona sobre qué es lo que quieres realmente, al menos una vez al año.

Responde a esta sencilla pregunta:

  • ¿Qué pasos has emprendido o vas a emprender para realizar los cambios que deseas?
  • ¿Qué obstáculos pueden impedirte o dificultarte hacer esos cambios y cómo piensas superarlos?
una-mirada-atrás

Ejercicio nº 52

Recordatorios diarios

Cuándo acabe el año, revisa tu diario desde el principio y anota unos pocos puntos clave que te gustaría recordar. Añade a cada punto una nota explicativa. Las ideas que escribas pueden ser tomadas directamente del diario, o no.

Haz que tu lista tenga por lo menos cinco apartados y no más de doce. Podrás recurrir a ellos después que hayas terminado el diario para recordar las cosas que debes tener presentes. Lo ideal es que elabores un ritual de lectura de esa lista cada mañana, o por lo menos una vez a la semana.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 46 – Metas coherentes

Introducción

Por lo general, para que las metas de una persona sean coherentes, tiene que sentir que son fruto de su propia elección, que nacen de un deseo interno de expresarse uno mismo, más que de la necesidad de impresionar a otros.

Reconocer y plantearnos objetivos coherentes nos reporta muchos beneficios, pero no es tarea fácil. Primero tenemos que saber lo que queremos hacer con nuestra vida y, luego, tener el coraje necesario para persistir en nuestros objetivos.

El sentido de la vida nos lo proporciona nuestras metas, nuestros objetivos a largo plazo. Esos objetivos dan sentido a lo que haces cada día. Recuerda que debe estar ligado a lo que tú deseas y a tus valores.

Cuestiones que debes plantearte:

  • ¿Cuáles son algunos de mis objetivos coherentes?
  • ¿Hay obstáculos internos o externos que dificultan perseguir mis metas?
metas-coherentes

Ejercicio nº 46

Establecer objetivos coherentes

Las personas que se fijan y persiguen objetivos coherentes suelen ser más exitosas y felices. Pregúntate qué es lo que de verdad deseas hacer en cada uno de los aspectos más importantes de tu vida, desde tus relaciones personales al área profesional. En cada área incluye lo siguiente:

Objetivos a largo plazo. Estos son objetivos concretos, con plazos precisos, que pueden ser de 1 a 30 años. Son objetivos que plantean un reto, requieren esfuerzo. Pero recuerda que para tu felicidad a largo plazo no es tan importante que llegues alcanzar tus metas. El sentido fundamental de los objetivos que uno se establece es permitirse vivir el aquí y el ahora, disfrutar del viaje.

En contadas ocasiones, por mucho esfuerzo que hagamos, no siempre somos capaces de lograrlo. Si eso no es posible, por la razón que sea, encaminarnos a esa meta, mientras lo hacíamos, pensemos que nos ha llenado de satisfacción.

Objetivos a corto plazo. Se fijan para poder manejar los objetivos a largo plazo, dividiéndolos en metas parciales. ¿Qué es lo que tendré que hacer durante el año que viene, el próximo mes, mañana, para ir acercándome a mis objetivos a largo plazo?

Plan de acción. Señala en tu calendario las cosas concretas que tienes que hacer:

  • Actividad regular o diaria. Leer ceremoniales.
  • Actividad para una sola vez.

Cuando no nos fijamos metas concretas nosotros mismos, quedamos a merced de las circunstancias. O nos conformamos reaccionando de forma pasiva, o dirigimos de forma activa nuestra vida.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 37 – Alcanzar el éxito

Introducción

Todos deseamos tener éxito en la vida y sin embargo muchas personas se quedan solo soñando y no lo logran.  Lograr el éxito, significa conseguir los objetivos y metas propuestas sin importar si estos son ambiciosos o no, incluso se puede hablar de éxito en los pequeños detalles de la vida.

Aunque no es posible garantizar que cualquier persona pueda ser exitosa, realmente sí existen maneras de aumentar las probabilidades de triunfar en la vida.

La victoria llega tras una serie de pasos. Cuando alguien estudia durante años, llevándose muchos fracasos, esforzándose por superarlos y atravesando una serie de altibajos hasta alcanzar la meta. Cuando vemos que los demás logran el éxito, no solo hay que ver el resultado final, sino reflexionar el esfuerzo en energía y tiempo que hizo falta para llegar ahí.

Al conocer la manera en la que alguien ha alcanzado su meta, tendemos a ver sus logros como el resultado de un considerable esfuerzo y, así, nuestras propias metas nos parecen más fáciles de alcanzar. Las personas pueden imaginar mejor su avance a través de pequeños pasos, no situadas de una vez en las alturas, que así parecen inalcanzables.

  • Define tus propósitos en general
  • Delimita tus objetivos
  • Fija cantidades y fechas
  • No te rindas
  • Supérate a ti mismo
  • Mentaliza tus metas
  • Sigue luchando por nuevos pasos

Responde estas preguntas:

  • Si recuerdo algunos de mis logros personales, ¿cuántos pasos hubo que dar para alcanzarlos?
  • ¿Cómo fue mi avance, los altibajos que surgieron, los esfuerzos que tuve que hacer?
cómo alcanzar el éxito

Ejercicio nº 37

Ser realista

Escribe una meta que quisieras alcanzar, pero que pienses que en realidad no podrías conseguir. Luego plantéate que harás para conseguirla. Incluye los pasos que necesitarás dar en tu camino hacia el éxito, los obstáculos y dificultades que esperas encontrar, y cómo piensas superarlos. Analiza dónde están las trampas del camino, dónde podrías tropezar, que podrías detenerlo por un tiempo, y cómo superarás esos baches. Escribe, finalmente, cómo esperas llegar a tu meta. Expresa tu historia de una manera vívida, como una narración de aventuras. Repite el ejercicio con cuántas metas u objetivos desees.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 28 – Gestionar las expectativas

Introducción

Tenemos que buscar el equilibrio adecuado entre, por una parte, unas altas esperanzas y expectativas y, por la otra una realidad dura y difícil.

Esta regla general se aplica a todas las situaciones en las que uno se plantea un objetivo a alcanzar.

Responde sobre las metas que me he propuesto en el pasado

  •  ¿Han sido realistas o poco ajustadas a la realidad?
  • ¿Qué objetivos me han servido de inspiración y cuales me han generado ansiedad?
  • ¿Qué metas me han motivado y cuáles me han hecho perder el ánimo?

Gestionar las expectativas

Ejercicio nº 28

Gestión de objetivos

Piensa en cinco objetivos que hayas conseguido, ya sean de índole profesional o personal. Luego, haz una lista de las metas que quieres conseguir y anota si cada una de ellas es fácilmente alcanzable o si te plantea un reto (o ambas cosas)

 Alcanzable¿Es un reto?
Objetivo 1
Objetivo 2
Objetivo 3
Objetivo 4
Objetivo 5

Si lo necesitas, modifica tu lista para que cada una de las metas propuestas sea a la vez alcanzable y un reto para ti. Piensa por lo menos en otros dos objetivos que te motiven a ir aún más lejos y al mismo tiempo sean realistas.

Definir metas personales

metas y expectativas

Establecer metas es un proceso, tiene una metodología y unas condiciones para que al  finalizar, salga un plan que hay que seguir, para que te lleve donde hayas establecido, ya sea en el ser, en el hacer o en el tener.

El fijar metas personales implican tener en cuenta algunos aspectos, además de las características planteadas anteriormente:

  • Deben ser personales, quererlas uno mismo. Con que te parezca bien a ti es suficiente que es quien va a poner el esfuerzo y la acción necesaria para llevarlas a cabo.
  • Establecer en qué áreas de la vida se quieren alcanzar: Salud, finanzas, relaciones, espiritual, profesional, autorrealización.
  • Qué es lo que realmente se quiere lograr, cuándo y por qué. ¡Te tienen que generar emoción y ganas de comenzar ya mismo!
  • Qué valores son los que rigen tu vida, ya que una meta puede ir en contra con un principio o valor personal.
  • En qué punto de la vida se está, ya que algunas metas requerirán más tiempo, aprendizajes, desarrollo de habilidades o superación de limites.
  • Es importante tener muy claro cuál es el propósito y la visión de vida que se tiene, ya que las metas a establecer te llevarán o no, al cumplimiento de este. Aquí es importante preguntarse: ¿cuál es la vida que quiero para mí y para mi familia o para los que me rodean?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y talentos? ¿Cuáles son tus debilidades?
  • Es necesario establecer la secuencia de las metas a seguir. El cumplimiento de una te debe llevar al cumplimiento de la siguiente.
  • Las metas deben estar registradas por escrito y leerlas constantemente. Esto ayudará a mantenerlas, clarificarlas y dimensionarlas mejor; a entender su importancia y a comprometerse a lograrlas.

Es necesario tener claro estos aspectos de dirección, orden, claridad y sustento al plan que elabores.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 20 – Celebra tus logros

Introducción

La manera en que experimentemos un hecho dependerá en buena medida de la interpretación que hagamos de él, así como de lo que nosotros resaltemos del mismo: ¿celebro mis éxitos y mis logros, o no les doy mucha importancia, pero sí lo lamento cuando no han sido perfectos? ¿Me reprocho a mí mismo por no prestar atención a las lecciones que estas experiencias puedan enseñarme?

La felicidad no depende únicamente de los hechos objetivos que componen nuestra vida, sino también de la manera subjetiva en que los interpretamos.

Hay personas que siempre parecen capaces de encontrar el lado bueno de cualquier situación: se alegran de sus logros así como de los ajenos, tienen la habilidad de transformar un contratiempo en una oportunidad, y van por la vida con un aire de optimismo. Y están los otros, que siempre ven el vaso medio vacío, casi nunca encuentra motivo para alegrarse, parecen siempre insatisfechos, y viven en una atmósfera de malsano pesimismo.

Los optimistas son los buscadores de virtudes: la persona que siempre encuentra el hueco en medio de la tormenta, que si encuentra limón hace limonada, que ve el lado bueno de las cosas, que no recela de lo bueno porque es demasiado bueno.

El segundo grupo son los buscadores de defectos, siempre encontrará motivos para ser infeliz, no importa cuáles sean las circunstancias.

Hay personas capaces de sacar lo mejor de cualquier cosa que suceda. La idea de que todo sucede para bien es pasiva; la de que podemos hacer algo bueno con lo que suceda, es activa.

Ahora responde a estas cuestiones:

  • ¿Soy más un buscador de virtudes o un buscador de defectos?
  • ¿En qué aspectos de mi vida soy más parecido al buscador de virtudes?

celebra tus éxitos y logros

Ejercicio nº 20

Reconstrucción del aprendizaje

La técnica consiste en ver más allá de las consecuencias negativas del fracaso, en preguntarnos, sopesando con calma, qué hemos aprendido de esa experiencia, por difícil que nos resultara, y cómo podemos aprovecharla para crecer internamente.

Escribe acerca de algunas cosas que te hayan pasado en la vida, viéndolas primero como un buscador de defectos y luego como un buscador de virtudes.

Obtén beneficios

Por ejemplo, escribe sobre un examen que hayas suspendido: primero sobre lo mal que te sentiste y lo desagradable de la experiencia. Luego, sobre la manera en que esa experiencia te hizo más humilde y te enseñó la importancia de esforzarse más.

Recuerda que el buscador de virtudes es quien acepta los hechos tal como se presentan. Trata de obtener el máximo beneficio de ellos.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 11 – Aprender del fracaso

Introducción

Si eludimos los retos y las dificultades por miedo al fracaso, nos estamos diciendo a nosotros mismos que no nos sentimos capaces de superar los problemas, que no sabemos cómo actuar ante el fracaso.

Pero si nos retamos a nosotros mismos a alcanzar determinados objetivos, nos estamos diciendo internamente que somos lo bastante capaces de poder manejar cualquier posible fracaso.

La única manera de enfrentarse al fracaso es cuando fracasamos y descubrimos que somos capaces de superarlo.

Recuerda algún reto que te hayas enfrentado, alguna cosa difícil que te hayas atrevido a superar, y responde:

  • ¿Qué cosas aprendistes de tu experiencia?
  • ¿En qué sientes que saliste fortalecida de ella?

Miedo al fracaso

Ejercicio nº 11

Este ejercicio tiene que ver con el análisis de los propios errores.

Durante 15 minutos escribe sobre algún hecho o situación donde hayas fracasado. Describe qué fue lo que hiciste, los pensamientos que te vinieron a la mente, lo que sentiste en ese momento y lo que sientes ahora al recordarlo.

  • ¿Ha cambiado tu perspectiva de los hechos con el paso del tiempo?
  • ¿Qué lecciones aprendistes de esa experiencia?
  • ¿Hay otros beneficios que se hayan derivado de ella, que hagan de tu experiencia una valiosa fuente de aprendizaje?

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Verbos para objetivos generales y específicos

Introducción

Para empezar, nos podemos apoyar en esta lista de verbos para objetivos generales y específicos. Son objetivos que nos marcamos a corto, medio o largo plazo en el tiempo. En el área de generales podemos incluir los propósitos más amplios que perseguimos, a medio o largo plazo, por ejemplo, un plan de estudios o una carrera.

En cuanto a los específicos, hacemos referencia a los objetivos particulares o aquellos que son partes más pequeñas de un objetivo general. Serían a corto plazo y como ejemplo, siguiendo el modelo que he expuesto en el párrafo anterior, hablamos de aprobar un número de materias o asignaturas.

Además. algunos verbos se repiten en ambas columnas. Mira algunos ejemplos:

  • Analizar
  • Demostrar
  • Establecer
  • Examinar
Escribe tus propósitos

Recuerda que cuanta más claridad definas el propósito de tu objetivo mejor explicarás la finalidad del objetivo (Para qué)

Si deseas complementar estos verbos con otra lista de valores éticos humanos, mira esta publicación anterior: Valores éticos

Si tienes alguna consulta, puedes enviar un correo, dejar un mensaje en facebook o haz un comentario al pie de este artículo.

Verbos para Objetivos Generales  Verbos para Objetivos Específicos
Analizar Formular Advertir Enunciar
Calcular Fundamentar Analizar Enumerar
Categorizar Generar Basar Especificar
Comparar Identificar Calcular Estimar
Compilar Inferir Calificar Examinar
Concretar Mostrar Categorizar Explicar
Contrastar Orientar Comparar Fraccionar
Crear Oponer Componer Identificar
Definir Reconstruir Conceptuar Indicar
Demostrar Relatar Considerar Interpretar
Desarrollar Replicar Contrastar Justificar
Describir Reproducir Deducir Mencionar
Diagnosticar Revelar Definir Mostrar
Discriminar Planear Demostrar Operacionalizar
Diseñar Presentar Detallar Organizar
Efectuar Probar Determinar Registrar
Enumerar Producir Designar Relacionar
Establecer Proponer Descomponer Resumir
Evaluar Situar Descubrir Seleccionar
Explicar Tasar Discriminar Separar
Examinar Trazar Distinguir Sintetizar
Exponer Valuar Establecer Sugerir

Consultas sobre este tema en el foro general. Te ayudaré.

Volver a la web

Lista de verbos para objetivos

Elegir los objetivos

Introducción

Una de las partes más citadas cuando empezamos nuestro plan de mejora personal es el apartado de los objetivos. Todo se centra en los objetivos, pero no nos explican de forma detallada cómo planificar bien nuestra meta. El objetivo es un fin hacia el que dirijo mis acciones porque siento y creo que lo que hago me encamina a alcanzarlo.

Un mal planteamiento aumenta la probabilidad de que nuestra ilusión se convierta en una pesadilla y nos desmotivemos. Veamos unos sencillos pasos para que nuestros objetivos sean eficaces. Si algo falla que no sea por falta de intenciones.

Objetivos y metas

Clave de los objetivos

Clave 1: Márcate objetivos a corto, medio y largo plazo. De hecho, nos tendríamos que proponer tener al menos un objetivo para cada uno de nuestros días. Si completamos nuestro día alcanzando esos objetivos, nos sentiremos mucho más satisfechos con nosotros mismos, con nuestra vida y más plenos. Intenta marcarte objetivos diarios, semanales y mensuales. Habla de lo que quieres conseguir.

Los objetivos en el tiempo se pueden limitar orientativamente de la siguiente manera:

  • Corto plazo – Metas mensuales
  • Medio plazo – Entre uno y dos años
  • Largo plazo – 5 años o más

Clave 2: Visualiza tu objetivo con todo detalle. De esta forma estamos programando nuestro «radar» para que nos ayude a captar toda aquella información que es relevante para lograr nuestras metas. ¿Os ha pasado alguna vez que os habéis comprado una determinada marca de móvil y de repente lo veis en todas partes? Eso es simplemente porque si ponemos el foco en algo, vamos a estar mucho más alerta para captar toda la información relacionada  con todo aquello que nos acerque a lo que queramos lograr.

Clave 3: Escribe tus objetivos. Escribir los objetivos ayuda para ordenar ideas, para interiorizarlo. Se dice que cuando un objetivo se escribe tiene un 80 % más de probabilidades de que se logre. Especificar cuánto, dónde y cuándo te ayudará a adquirir el hábito de saber lo que tienes que hacer exactamente.

Especifica tus objetivos

Clave 4: Específico. Tienes que concretar todo lo posible qué es lo que quieres, con todo lujo de detalles. Es como cuando vas de crucero y pasas por la agencia de viajes: cuanto más detalles te indiquen sobre tu destino, mejor te resultará la aventura. Veamos unos ejemplos que son muy valorados, pero son tan generales y abstractos que habría que delimitar para dirigir la acción de manera eficaz:

  • Ser feliz
  • Mejorar mi relación de pareja
  • Ser mejor persona
  • Desarrollar mi carrera profesional

Si quiero empezar a correr me marcaré objetivos por etapas. Primero haré 2 kilómetros con una recompensa como puede ser beber agua y escuchar una canción. Continuaré por subir a 5 kilómetros y así sucesivamente hasta llegar a mi objetivo que puede ser hacer 15 kilómetros en un tiempo determinado.

Clave 5: Medible. Tienes que ser capaz de medir tu objetivo, de cuantificar tus avances, de ver cuanto te falta para llegar y de monitorizar si vas en la dirección adecuada. Ver tus avances te ayudará a mantenerte motivado.

Quiero hacer deporte dos sábados al mes con mi familia

Este enunciado te permite comprobar rápidamente si lo logras o no. Y en qué porcentaje.

Pasar más tiempo con mi familia

Es demasiado ambiguo y difícil de medir. Cuando concretas cantidades y parámetros te resulta más fácil valorar cómo va tu evolución. Proponte objetivos que estén directamente relacionados con tu actuación, y no condicionados a la conducta de terceras personas.

Clave 6: Alcanzable. Si te marcas un objetivo que está muy por encima de tus posibilidades, no solamente corres el riesgo de no conseguirlo, sino que tendrás grandes probabilidades de frustrarte. Se trata de medir tus fuerzas y ponerte objetivos realistas.

Puede ocurrir que un objetivo en principio parezca totalmente fuera de tu alcance, por lo grande y ambicioso, lo que yo llamo “objetivo cima” … pero ¿cómo subirías a una cima? Por etapas, llegando a campamento base 1, campamento refugio, etc., ¿verdad?

Fragmentar por etapas

Pues eso mismo tienes que hacer con tu objetivo, dividirlo en sub-objetivos, de modo que, cuando alcances el primer campamento consigas energía y motivación para ponerte con la siguiente y así sucesivamente hasta que corones la cima clavando tu bandera para que lo vea el mundo entero.

Clave 7: Retador. Si un objetivo es demasiado fácil no vas a conseguir ese efecto motivador del que te hablaba al principio. Cuanto más te cueste conseguir un objetivo, más motivador va a ser el conseguirlo. Lo ideal es tener un buen equilibrio entre alcanzable y retador.

Clave 8: El factor tiempo. Un objetivo o un proyecto que no tiene fecha de entrega, corre el riesgo de dilatarse infinitamente en el tiempo, tan infinitamente, que quizá nunca llegue a cumplirse. Por ello es crucial ponerle fecha a nuestros objetivos.

Clave 9: Éticos. El hecho de que un objetivo sea “ético” significa que no esté en conflicto con tus valores, o con algún otro objetivo o que no dañe a nadie que sea importante para ti. Si no es ético, cuando lo consigas no te hará feliz.

Clave 10: Recompensa. Finalmente, todo objetivo tiene que tener su recompensa. ¿Para qué quieres conseguir este objetivo? ¿Cuál es la finalidad? ¿Qué significará para ti conseguirlo? Ese “¿Para qué?” va a ser nuestro motor en los momentos flacos, en los días donde nos falten las fuerzas para seguir. Si tenemos un fin, una razón de peso, algo que sea la recompensa de alcanzar nuestro objetivo va a ser mucho más sencillo mantenerse motivado.

Si quieres tener un hábito nuevo
  1. La recompensa no debe marcar un punto «límite» porque una vez que se ha cumplido el objetivo, y sentimos la recompensa, el comportamiento tiende a terminar.

– estaré leyendo 3 libros durante mis vacaciones de verano

2. La recompensa no debe ser tu única motivación

– Aprendo a tocar un instrumento porque voy a tener la oportunidad de conocer gente nueva.

3. La recompensa no debe sabotear tus resultados

– Estamos haciendo ejercicio porque nos prometimos una buena cena después de hacerlo. No porque me interesa y me gusta. Es decir, ¿Hago ejercicio para seguir engordando?

Todos estos son los ingredientes que todo buen objetivo debe cumplir para que sea formulado correctamente. ¿Te has marcado ya tus objetivos?

Comparte en las redes

Participa en los foros

Volver a la web