Archivo de la etiqueta: racional

Semana 24 – Hagamos terapia cognitiva

Introducción

La terapia cognitiva básicamente es cómo reaccionamos a la interpretación que hacemos de los hechos. Así podemos ver como distintas personas reaccionan de una manera que pueden ser completamente diferentes ante un mismo estímulo. Por ejemplo, si vemos un bebé se despierta una respuesta de amor o ternura. Si somos el centro de atención ante un público numeroso, experimentamos ansiedad.

Acontecimiento ⇒ pensamiento ⇒ emoción

El objetivo de la terapia cognitiva es restaurar el sentido de la realidad mediante la corrección del pensamiento distorsionado. La distorsión de nuestro pensamiento origina un miedo morboso al fracaso; mientras que el pensamiento racional replantea los hechos dentro de un desafío potencial saludable.

Veamos unos ejemplos:

  • Tengo una entrevista de trabajo. Siento miedo de que sea rechazado y empiece a pensar que nunca conseguiré un trabajo. Este pensamiento me provoca ansiedad. Lo que intentamos con la terapia cognitiva es asumir una reinterpretación más racional. Quiero conseguir ese trabajo, pero si no lo logro, hay muchos otros sitios donde buscar.
  • No le importo a mi familia. No me hacen caso, mi madre me chilla frecuentemente por lo que prefiero no hablar con nadie y encerrarme en mi cuarto. Me siento mal y triste. La forma de reconducir esa tristeza en pensar que mi familia tiene cosas buenas y cosas malas.  A pesar de que las cosas están mal ahora, mejorarán.

Piensa en una reacción emocional intensa que hayas experimentado en alguna situación y responde:

  •  ¿Fue apropiada mi reacción?
  • ¿Había alguna otra manera de interpretar la situación?

terapia cognitiva

Ejercicio nº 24

El proceso de transformación

Este método consiste en darme a mí mismo permiso para ser humano, reconstruir la situación y enfocarla desde una perspectiva más amplia.

Piensa en alguna situación reciente que te haya perturbado o un acontecimiento futuro que te preocupe.

Practica para obtener beneficios

Empieza reconociendo la situación y la emoción que provoca en ti. Habla de ello con alguien en quien confíes, escribe cómo te sientes, durante el tiempo que necesites.

Seguidamente, reconstruye la situación. Pregúntate cuáles son los resultados positivos que tuviste. No significa que tengas que sentirte satisfecho con la experiencia, sino simplemente reconocer qué hubo algunos beneficios que derivaron de ella:

  • ¿Aprendiste algo nuevo?
  • ¿Te has vuelto más empático?
  • ¿Aprecias ahora más lo que tienes?

Por último, trata de ver la situación en perspectiva:

  • ¿Cómo crees que verás las cosas dentro de un año?
  • ¿Te estás preocupando demasiado por algo que no vale la pena?

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…