Archivo de la etiqueta: reflexionar

Semana 37 – Alcanzar el éxito

Introducción

Todos deseamos tener éxito en la vida y sin embargo muchas personas se quedan solo soñando y no lo logran.  Lograr el éxito, significa conseguir los objetivos y metas propuestas sin importar si estos son ambiciosos o no, incluso se puede hablar de éxito en los pequeños detalles de la vida.

Aunque no es posible garantizar que cualquier persona pueda ser exitosa, realmente sí existen maneras de aumentar las probabilidades de triunfar en la vida.

La victoria llega tras una serie de pasos. Cuando alguien estudia durante años, llevándose muchos fracasos, esforzándose por superarlos y atravesando una serie de altibajos hasta alcanzar la meta. Cuando vemos que los demás logran el éxito, no solo hay que ver el resultado final, sino reflexionar el esfuerzo en energía y tiempo que hizo falta para llegar ahí.

Al conocer la manera en la que alguien ha alcanzado su meta, tendemos a ver sus logros como el resultado de un considerable esfuerzo y, así, nuestras propias metas nos parecen más fáciles de alcanzar. Las personas pueden imaginar mejor su avance a través de pequeños pasos, no situadas de una vez en las alturas, que así parecen inalcanzables.

  • Define tus propósitos en general
  • Delimita tus objetivos
  • Fija cantidades y fechas
  • No te rindas
  • Supérate a ti mismo
  • Mentaliza tus metas
  • Sigue luchando por nuevos pasos

Responde estas preguntas:

  • Si recuerdo algunos de mis logros personales, ¿cuántos pasos hubo que dar para alcanzarlos?
  • ¿Cómo fue mi avance, los altibajos que surgieron, los esfuerzos que tuve que hacer?
cómo alcanzar el éxito

Ejercicio nº 37

Ser realista

Escribe una meta que quisieras alcanzar, pero que pienses que en realidad no podrías conseguir. Luego plantéate que harás para conseguirla. Incluye los pasos que necesitarás dar en tu camino hacia el éxito, los obstáculos y dificultades que esperas encontrar, y cómo piensas superarlos. Analiza dónde están las trampas del camino, dónde podrías tropezar, que podrías detenerlo por un tiempo, y cómo superarás esos baches. Escribe, finalmente, cómo esperas llegar a tu meta. Expresa tu historia de una manera vívida, como una narración de aventuras. Repite el ejercicio con cuántas metas u objetivos desees.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Respirar es vivir

Respira para calmar tu mente

Habrá días en los que sientas que las jornadas son calcadas al anterior, que el tiempo no pasa. Te cuesta respirar porque no puedes reflexionar sobre los motivos de tu existencia.

Observa esta lista de elementos cotidianos que pueden arrojar luz en tu día a día. Pueden ser tan simples y variados que pasan inadvertidos con frecuencia. De hecho, pueden indicar un problema de falta de atención.

Perdona a quienes te han lastimado. Sé consciente de que tu corazón late, de que a tu alrededor hay personas que se acuerdan de ti. Comparte esos momentos con ellos. No esperes y haz una llamada para darles los buenos días o las gracias. Por eso, quítate la vergüenza.  Tu toma tus propias decisiones, sin miedo, y llevas las riendas de tu vida.

Respirar es salud

Si has prestado atención, habrás visto el camino para encontrar tu motivación. Sin embargo, hay que asumir riesgos. No te puedes quedar estancado. Por ese motivo, tienes que ir eliminando tus límites y superando tus miedos. La vida no se vive de verdad si no tomamos decisiones y las llevamos a cabo.

Nuestros seres queridos más cercanos han sido los primeros en ser abrazados. Aún así, atrévete a amar sin miedo. Deja que conquisten tu corazón y si al final te decepciona, recuerda que siempre habrá alguien ideal para ti. Es aburrido ver empezar y acabar los días desmotivado, perdido con listas de cosas pendientes y sin nuevas experiencias.

Respirar para vivir

Respira para poder decir lo que piensas, para sentirte vivo. Respirando has podido observar, pensar y decidir cómo quieres que sea tu presente. Abre una nueva página en tu vida y ríe todo lo que puedas. Al final, tus virtudes son más grandes que tus defectos. A la hora de dormir no te quedes con lo que no ha salido bien. Seguro que todas las demás las has hecho correctamente.

Nadie se conoce mejor que uno mismo. Si eres capaz de reconocerlo y de aceptarte, sonríe porque cada día vas superando tus metas.

Comparte en redes sociales.

Participa en los foros

Volver a la web