Archivo de la etiqueta: riesgos

Semana 41 – Aprender de los errores

Introducción

Los errores forman parte esencial de la superación personal. Solo crecemos si corremos riesgos. Toda empresa de éxito está repleta de fracasos.

No debes sentirte agobiado por la culpa y el arrepentimiento, pero sí analizar el momento para sacar conclusiones. Verdaderamente lo que importa es que aprendas a darte cuenta de lo que puedes mejorar.

¿Pero cómo podemos extraer esas valiosas lecciones?

A) No frenes debido a tus decisiones pasadas. El pasado no se puede cambiar. De ahora en adelante haz las cosas todo lo bien que puedas.

B) Pide perdón a alguien que has hecho daño pero que esa persona sienta tu sinceridad y arrepentimiento.

C) No te rindas en tus proyectos. Pasarás por tener la sensación de que pierdes el tiempo, que te está consumiendo la energía y en ocasiones llegarás a estallar de rabia y de ira perjudicando a las personas. Discúlpate para restablecer la confianza.

Piensa en un error que se haya cometido en algún lugar donde hayas trabajado o que conozcas bien. Ahora responde:

  • ¿Qué aprendizajes se obtuvieron de ese error?
  • ¿Qué más se pudo haber aprendido?
  • ¿Conoces algún líder que haya creado un ambiente de aprendizaje a partir de los propios errores?
  • ¿Cuáles son algunas de las cosas que hace ese líder?
aprender-de-los-errores

Ejercicio nº 41

Aprender de los errores

Es natural que uno no quiera tomar decisiones que puedan desembocar en errores. No obstante, la historia ha demostrado muchas veces que quienes tienen éxito suelen ser quienes han fracasado una y otra vez antes de alcanzar buenos resultados.

Piensa en algo que estás haciendo actualmente y escribe los tres peores errores que cometiste el año pasado, errores que fueron consecuencia directa de tus propias decisiones. Al lado, anota las lecciones o aprendizajes que hayas obtenido de ellos. Pon la lista donde puedas verla y vuelve a leerla cada cierto tiempo, como recuerdo que los errores pueden ser una buena oportunidad para aprender.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Respirar es vivir

Respira para calmar tu mente

Habrá días en los que sientas que las jornadas son calcadas al anterior, que el tiempo no pasa. Te cuesta respirar porque no puedes reflexionar sobre los motivos de tu existencia.

Observa esta lista de elementos cotidianos que pueden arrojar luz en tu día a día. Pueden ser tan simples y variados que pasan inadvertidos con frecuencia. De hecho, pueden indicar un problema de falta de atención.

Perdona a quienes te han lastimado. Sé consciente de que tu corazón late, de que a tu alrededor hay personas que se acuerdan de ti. Comparte esos momentos con ellos. No esperes y haz una llamada para darles los buenos días o las gracias. Por eso, quítate la vergüenza.  Tu toma tus propias decisiones, sin miedo, y llevas las riendas de tu vida.

Respirar es salud

Si has prestado atención, habrás visto el camino para encontrar tu motivación. Sin embargo, hay que asumir riesgos. No te puedes quedar estancado. Por ese motivo, tienes que ir eliminando tus límites y superando tus miedos. La vida no se vive de verdad si no tomamos decisiones y las llevamos a cabo.

Nuestros seres queridos más cercanos han sido los primeros en ser abrazados. Aún así, atrévete a amar sin miedo. Deja que conquisten tu corazón y si al final te decepciona, recuerda que siempre habrá alguien ideal para ti. Es aburrido ver empezar y acabar los días desmotivado, perdido con listas de cosas pendientes y sin nuevas experiencias.

Respirar para vivir

Respira para poder decir lo que piensas, para sentirte vivo. Respirando has podido observar, pensar y decidir cómo quieres que sea tu presente. Abre una nueva página en tu vida y ríe todo lo que puedas. Al final, tus virtudes son más grandes que tus defectos. A la hora de dormir no te quedes con lo que no ha salido bien. Seguro que todas las demás las has hecho correctamente.

Nadie se conoce mejor que uno mismo. Si eres capaz de reconocerlo y de aceptarte, sonríe porque cada día vas superando tus metas.

Comparte en redes sociales.

Participa en los foros

Volver a la web

Amores y logros conllevan grandes riesgos

Arriesga si quieres sentirte realizado

Empecemos por separar primeramente los logros. En nuestra mente ansiamos dejar una pequeña semilla o huella de nuestro paso como seres humanos. Nos dedicamos con esfuerzo y tesón en querer hacer las cosas bien, en tener muchos y grandes proyectos que se quedan en eso. En sueños que no se harán realidad. El motivo es que un pequeño porcentaje de personas es capaz de asumir ese gran riesgo necesario que dé un paso de gigante a nuestra vida. A la mayoría nos gusta ir sobre seguro.

Y no estoy hablando de hacerse millonario y vivir una vida llena de lujos. Seguro que muchos han pensado exactamente en mi anterior frase. Una gran realización sería abandonar nuestra existencia individual para dedicarnos a la oración, a la meditación, al estudio de un tema concreto o a servir a nuestros semejantes dando el cariño y calor de nuestro corazón. Ahora me preguntaréis: ¿Quién hace eso en realidad? ¿Serías capaz de consumir cuarenta o cincuenta años de tu vida en un gran proyecto de este tipo?

El que no arriesga, no gana. Eso está claro. Conseguir una meta sin tomar riesgos, no vale la pena vivirla porque si poco arriesgas, poco ganas. Por el contrario, cuanto mayor sea el objetivo, mayores riesgos y dificultades.

 

Amores y logros conllevan grandes riesgos

¿Es el gran amor un gran riesgo?

Si ya has leído hasta estás líneas, la pregunta que te estas haciendo es: ¿Se refiere al amor de pareja?, ¿Qué grandes amores existen? Ahora vas comprendiendo la amplitud de miras.

Unos opinarán que es ese amor con el que te casas o convives toda tu vida. Actualmente, vivir toda la vida con la misma persona, se ha convertido en todo un récord Guinness. Si al llegar a nuestra vejez, contabilizamos tres o cuatro relaciones de pareja, por cuál nos decantamos como ese gran amor por el que asumí un gran riesgo. ¿En qué consistió ese riesgo?, ¿O era más bien mantener la llama del amor encendida?

Implica dejar muchas cosas atrás y atreverse a crear algo nuevo a partir de los deseos de ambas personas,. Es una tarea difícil. El amor se puede derivar en los sentimientos hacía unos hijos, hacía una creencia religiosa, el amor de tu vida, que no siempre es con el que te quedas.

El riesgo en sí se entiende cuando una persona hace cualquier cosa para no ser abandonada por temor a la soledad. Hace cualquier cosa por complacer. Asume la responsabilidad de la culpa si la relación no funciona. Es adicta a las relaciones y al dolor emocional.

En definitiva, enfréntate a tus temores y mucho animo a aquellos que nos atrevemos a hacer lo que deseamos en la vida.

Si quieres guardar las imágenes, entra en Pinterest

Volver a la página web