Archivo de la etiqueta: tiempo

desprenderse del pasado

Entrada

Para enfrentar el pasado y dejarlo atrás es necesario buscar un punto objetivo e identificar qué es lo que te retiene. Las causas pueden ser varias, siempre relacionadas con las creencias, culturales, familiares o religiosas. Se aconseja escribir sobre el pasado para que tú ganes confianza. Nunca busques culpables en los demás. Enfócate en ti, sin rencores.

Nos agarramos a personas, cosas o situaciones por miedo a perderlas. Es tal el miedo, a estar sin ellas, que acumulamos sentimientos, creencias y emociones que tienen que ver con esas cosas que no estamos dispuestos a dejar ir. Tenemos miedo a cambiar, a dejar entrar lo nuevo porque eso significa soltar lo viejo.

Nos aferramos, para no sentir el dolor, el miedo, o la tristeza que nos da desprendernos de aquello, que ya fue o ya pasó en nuestras vidas.

Si prefieres seguir viviendo en el pasado, con esos objetos o recuerdos, es porque no te puedes librar de ello. Has creado una dependencia emocional que te ata y no te deja vivir.

Para soltar ese pasado, hay que aceptar que todo aquello sucedió. Vas a tener que renunciar a algo. Te producirá dolor decir a todo aquello adiós a través de una carta, un perdón, un ritual… etc. pero tienes que volver al presente.

Vídeo

Ayuda

Una vez que hemos aceptado que la vida continua y el tiempo transcurren sin descanso, empezamos a experimentar las cosas nuevas que nos depara la vida. Entra la esperanza y el deseo de realizar cosas nuevas. Perdona o pide perdón si crees que te libera. Rodéate de personas que te ayuden o solicita la experiencia de un profesional, alguien que te acompañe en el camino.



Semana 45 – El dinero y la felicidad

Introducción

No se han encontrado muchas conexiones entre la riqueza y la felicidad. Sí es cierto que las personas que tienen unos ingresos por encima del promedio están relativamente satisfechas con sus vidas, pero difícilmente son más felices que los demás en lo que respecta a la experiencia inmediata.

Puede parecer sorprendente que algunas personas sean más proclives a la depresión después de haber alcanzado la prosperidad económica que antes, cuando luchaban por conseguirla. En el momento que alcanzamos todas nuestras metas nos damos cuenta que la prosperidad material no conlleva la felicidad, no encontramos nada en que apoyarnos. Nos invade la desesperanza porque no hay nada más que buscar, ningún sitio donde seguir buscando un futuro que nos haga felices.

Y así, valoramos lo tangible- la riqueza material y el prestigio social- por encima de lo intangible de nuestras emociones y la verdadera importancia de las cosas.

Mi preocupación por la riqueza y el prestigio social:

  • ¿Se aleja de mí sentido general de la felicidad?
  • ¿En qué forma?
  • ¿Cómo puedo cambiarlo?
el-dinero-y-la-felicidad

Ejercicio nº 45

La lista de la felicidad

Dedica unos momentos a pensar en las cosas que te hacen feliz. Luego, haz una lista de las 5 cosas principales que puedes hacer cada semana para sentirte más feliz y satisfecho. ¿Dedicas el tiempo suficiente a esas actividades?

Cuando hayas hecho la lista, calcula el dinero que te cuesta semanalmente realizar cada una de esas actividades. ¿Te das cuenta de que la mayoría de las cosas que consideras más valiosas son las que no te cuestan dinero, sino solamente tiempo?

Pon la lista donde puedas verla cómo recordatorio de las cosas más valiosas para ti. La lista también te recordara que tu felicidad está en realidad al alcance de tus posibilidades, y que aunque el dinero puede darnos comodidad, la auténtica felicidad vale más que todo el dinero del mundo. Repite este ejercicio cada cierto tiempo, qué puede ser una vez al año.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 44 – El equilibrio adecuado

Introducción

Cuando uno reflexiona sobre su situación, puede identificar cinco aspectos de la vida que son importantes para sacar adelante un equilibrio adecuado: como cabeza de familia, la relación de pareja, profesionalmente, como amigo y la salud personal.

Estos cinco aspectos no abarcan todas las cosas que a uno le interesa, pero pueden ser los más importantes para ti, a los que quieres dedicar la mayor parte del tiempo. Si no es así, enfoca desde otro punto de vista y, en vez de querer hacerlo todo, empieza a preguntarte cuál sería el punto de satisfacción adecuado en cada uno de los cinco aspectos de tu vida que más te interesan.

De solteros dedicamos muchas más horas al trabajo diario, al ejercicio y otras actividades que completan nuestro horario cotidiano, como son los amigos, por ejemplo. Cuando nuestra situación personal cambia, dejamos de frecuentar los amigos para ir a solas con nuestra pareja y si llegan los hijos, estos absorben prácticamente el poco tiempo libre que disponemos.

Al final, cada uno, según su parecer, tiene que buscar la solución óptima: lo mejor que uno puede hacer dentro de todas las exigencias y las limitaciones a las que se ve sometido. 

Adoptar ese nuevo enfoque ayuda a reemplazar la frustración con una nueva energía y una mayor capacidad de concentración.

Ahora responde:

  • ¿Cuáles son los aspectos de tu vida más importantes para ti?
  • ¿Podría enfocarlo desde un ángulo que me permitiera encontrar un punto de satisfacción adecuado?
el-equilibrio-adecuado

Ejercicio nº 44

No perfecto, pero suficiente

Haz una lista de las cosas o las áreas más importantes de tu vida. Pueden ser los conceptos que hemos mencionado anteriormente: profesional, familia, vida amorosa, amigos, la salud, viajar, deporte, aficiones u otras cosas.

Anota debajo de cada columna el concepto, lo que te gustaría hacer y en la tercera columna el tiempo que te gustaría dedicarle. Veamos un ejemplo a continuación.

ConceptoIdealSuficiente
Trabajo80 h/semana50 h/semana
AmigosA diarioDos veces por semana
ViajarTodos los fines de semana2 veces al mes

Después de introducir los cambios, revisa tu lista cada cierto tiempo. ¿Quizás estás tratando de hacer demasiadas cosas?, ¿O demasiado poco?, ¿Qué cosas han cambiado?, ¿Te sientes infeliz por el compromiso establecido en algunos de los aspectos de tu vida?, ¿Podrías quitar algo de una de las columnas y ponerla en otra?

No hay una fórmula para el equilibrio óptimo; además, nuestros deseos y necesidades cambian con el tiempo, a medida que cambia también nuestra situación y nosotros mismos. Presta atención a tus necesidades y deseos internos, así como a las limitaciones que te afectan.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 22 – Dedica tiempo al ocio

Introducción

Todos tenemos una necesidad básica de descanso y ocio. Pero a menudo decidimos ignorar esta necesidad. Nos convencemos de que no hay límite en lo que podemos exigirnos a nosotros mismos. Y así, muchos de nosotros nos entrenamos para necesitar menos tiempo libre: menos horas de sueño y de descanso.

En una palabra, hacemos más allá de nuestros límites.
Pero esos límites, nos guste o no, existen. Terminaremos por pagar el precio de ese abuso, tanto lo personal como también en el ámbito social.

El descanso regular suele multiplicar nuestro potencial, solo que de manera natural. Responde estas preguntas:

  •  ¿Descanso lo suficiente cada día?
  • ¿Me tomo los descansos que necesito a lo largo de la jornada?
  • ¿Duermo todo lo necesario?
  • ¿Me tomo un día libre a la semana?
  • ¿Cuándo fueron mis últimas vacaciones?
  • ¿Cuándo serán las próximas?

Disfruta del ocio

Ejercicio nº 22

Aprender de las cosas buenas del pasado

Escribe sobre un periodo de tu vida en el que hayas prosperado en el trabajo, te hayas sentido más satisfecho, productivo y creativo. Más que otras veces. Si no trabajas o no recuerdas haber vivido un periodo así, escribe sobre alguna vez en la que sintieras que estabas haciendo auténticos progresos. Por ejemplo, cuando eras estudiante.

  • Qué es lo que hiciste entonces que te permitió prosperar en tu ocupación
  • Cómo descansabas en esa época
  • Con quién o para quién trabajabas
  • Qué lección puedes extraer de ese periodo de tu vida
  • Cómo puedes aplicarla hoy o lo que piensas hacer en el futuro

Haz un plan que incluya los periodos de descanso necesarios. No olvides salir con los amigos cómo pasar las vacaciones con tu familia, acudir al gimnasio…, etc.

Además de tu propia experiencia, considera también la de otras personas, que pueden ser compañeros de trabajo o no. Pregúntate qué puedes aprender de ellas, cómo puedes aplicar lo mejor que observas. Qué deseas lograr y cómo, así como qué es lo que deseas evitar.

¿Cómo prefieres vivir tu ocio?

Pasamos de un ritmo de vida frenético a un parón en nuestras vidas cuando entramos en modo ocio. Muchas personas no están preparadas para llenar ese vacío. Cómo lo solucionan en un primer momento: Abusando en grandes cantidades de fiestas, televisión, comidas copiosas… todo lo que ocupe las horas ociosas.

Lo que pretendo es que cambies por un ocio activo. Tras alcanzar la meta que habías planeado y que te ha supuesto algún esfuerzo, la sensación de disfrute es mayor y más duradera que el ocio de forma pasiva.

Recupera amistades, prepara tertulias, realiza esa afición que tanto te gusta o dedícate a la lectura mientras estás tumbado en la playa. Realiza actividades que te hacen crecer como ser humano. Ayuda a mejorar tu estado emocional.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 13 – La regla 80/20

Introducción

La regla 80/20, llamada de Pareto, viene a decir que, aproximadamente, el 80 % de las consecuencias provienen del 20 % de las causas.

Si esta regla la aplicamos a nuestro tiempo diario obtendríamos a qué materia o cosa dedicamos el 20 % para obtener el 80 % del resultado.

Ejemplos sobre la regla 80/20

Pero veamos unos ejemplos que ilustran la distribución de nuestro tiempo.

  • Para el aprendizaje de una materia. Al aprender algo, si invertimos el 20 % del esfuerzo, podemos obtener el 80 % del resultado. Toma cualquier materia. Llegar a dominar la asignatura o tema es razonablemente bien duro. Pero el llegar a ser perfecto en ella es aun mucho más difícil. Así que piensa si realmente en esa materia compensa  todo ese esfuerzo dedicado.
  • Para la lectura de librosPuedo dedicar el 100 % de mi tiempo a leer un libro que sea muy interesante. O puedo dedicar el 20 % de mi tiempo a cada uno de otros 5 libros, que llegaré a conocer al 80 %. Con ello conseguiré un resultado mucho más eficiente.
  • En las relaciones personales. Posiblemente si quieres cuidar a tu pareja, el 20 % de tus esfuerzos produzcan el 80 % de los resultados. Hay cosas que muchas veces pasan inadvertidas pero hay otras, que son extremadamente valoradas. Así cualquier detalle en un momento complicado, como una enfermedad, la muerte de algún familiar, o un momento de bajón en general, se valora mucho más que en circunstancias normales. De la misma manera conviene que no olvides que ocurre lo mismo con los errores.
  • Con nuestros amigos. Posiblemente, aunque suene mal decirlo, el 20 % de nuestros amigos nos producirá el 80 % de los beneficios de la amistad. No defiendo que te deshagas del 80 % restante, pero quizá sí justifico que son los bien llamados amigos íntimos.

Maneras prácticas

  • Los problemas. El 20 % de los problemas nos producen el 80 % de los quebraderos de cabeza. Así que cuando quieras resolver problemas, piensa en el efecto que cada uno de ellos tiene en tu bienestar. Dedícale más tiempo a los problemas que pueden afectarte más. Quizá es un problema que una puerta chirríe, pero las potenciales consecuencias de un cabreo con tu jefe son muchísimo más relevantes.
  • Las tareas diarias. Ocurre muchas veces que hemos apuntado en una lista las cosas que tenemos que hacer durante el día. Casi, sin darnos cuenta, acabamos tratando todas las cosas apuntadas como si fueran parecidas en relevancia. Sin embargo, está claro que no es así. El resultado dista mucho de ser verdad. Entre dos tareas parecidas, una puede representar el 80 % del resultado y la otra no proporcionará, el mismo o parecido porcentaje, de satisfacción.
  • Los consejos para mejorar tu vida. Cada día, descubres reglas que pueden ser interesantes para aplicarlas en tu vida cotidiana. Y posiblemente cada una de esas reglas tiene una parte de razón. Pero no es posible aplicarlas todas. Así que has de elegir, y has de elegir pensando en cuales son las reglas que más beneficio te aportarán.  Las reglas que te darán el 80 % del resultado.

Cada vez que dediques tu esfuerzo a algo, piensa que no todos los objetivos tienen la misma importancia. Que todos los medios para conseguirlos no son igualmente eficaces. Céntrate siempre en lo que te dará un mayor rendimiento y verás como tu efectividad aumenta. 

Redistribuye tu tiempo

Ahora responde a estas preguntas pensando en la distribución del tiempo según la regla 80/20:

  •  ¿Cuáles son las cosas que podrías reducir?
  • ¿A cuáles deberías dedicar más tiempo?

regla 80/20

Ejercicio nº 13

Haz una lista de las cosas que te resulten más agradables e importantes. Pueden ser tu familia, hacer deporte, oír música, etc.

Analiza tus prioridades. Decide cuál es el 20 % de esa lista que te proporcionará el 80 % de satisfacción.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Semana 8 -La presión del tiempo

Introducción

Permanentemente sentimos la presión del tiempo. Esto hace que suframos por todo lo que tenemos que hacer. Nos sentimos demasiado ocupados con la cantidad de cosas que tenemos que terminar a diario. Encima, estas aumentan sin poder disfrutar de la felicidad.

Responde a estas preguntas:

  • ¿Qué podemos hacer para disfrutar más de nuestra vida?
  • ¿Qué área o áreas de mi actividad siento que estoy sacrificando mi felicidad por las presiones del tiempo?

Comentar que muchas veces la respuesta puede ser simplificar nuestra vida, pero no significa que tengamos que sacrificar nuestro éxito.

La presión del tiempo

Ejercicio nº 8

Anota las actividades que has estado realizando durante las dos últimas semanas. Ahora responde a las siguientes preguntas:

  • ¿Dónde puedo simplificar mis actividades?
  • ¿Qué puedo eliminar?
  • ¿Paso demasiado tiempo conectado? Bien sea a internet, con el móvil o viendo la televisión
  • ¿Puedo reducir el número de mis reuniones o el tiempo que duran?
  • ¿Estoy haciendo cosas que no necesitaría hacerlas?

Las respuestas te ayudarán a reducir en la medida de lo posible tus ocupaciones. Presta toda tu atención y sin distracciones, a cosas que consideres importantes y te resulten agradables.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…