miedo-a-lo-desconocido

Semana 32 – Miedo a lo desconocido

Introducción

El miedo a lo desconocido es una de las emociones más básicas. Sin embargo, en una sociedad desarrollada nadie teme ser devorado por un león. A pesar de tan aplastante lógica el miedo a lo desconocido sigue funcionando. La causa es que son miedos neuróticos. Es decir, no son amenazas reales, sino construcciones mentales. Miedos por lo que podría suceder no por lo que realmente está sucediendo.

¿Quién se encuentra seguro con el presente y, más aún, con el futuro? Querer saber todo, y no poder, genera incertidumbre. Para aliviarnos algunos han descubierto el ser superior con quien aplacamos nuestra ansiedad. Cuando no tenemos salud, ponemos en un pedestal a los médicos; cuando descubrimos las imperfecciones paternas, los reemplazamos por otras guías.

Imagina que apenas tenemos idea de nuestro presente. ¿Cómo confiar en los horóscopos para el mes que viene? Nos pasamos la vida sufriendo por cosas que jamás sucederán.

¿Qué hacer? Aceptar nuestro desconocimiento. Si sabemos reconocer nuestra propia incertidumbre, podemos vivir cómodos con ella. Si logras sentirte cómoda con tu ignorancia podrás transformar tu incomodidad frente a lo desconocido en un sentimiento profundo. No equivoquemos estar en la zona de confort, donde nuestro cerebro funciona de manera automática, con la falta de confianza en nuestras propias capacidades. 

Salir de esa zona de confort es recomendable para adquirir nuevas habilidades y conocimientos. La primera vez que nos lanzamos a la piscina nos da miedo, pero pronto descubrimos que si sabemos nadar volveremos a salir del agua.

Responde estas preguntas:

  • ¿Qué cosas suscitan en mí un sentimiento de asombro y recogimiento?
  • ¿Experimento el mundo como un milagro?
miedo-a-lo-desconocido
Miedo a lo desconocido

Ejercicio nº 32

Disfrutar del paseo

Dar un paseo sin un plan preciso y sin otra intención que disfrutar. Esto mismo lo puedes poner en práctica en diferentes escenarios: Sentir el pulso de la ciudad, la quietud del pueblo, las olas del mar, la brisa del bosque… etc. Trata de extraer la máxima sensación de cada uno de los sentidos. Observa la belleza que el mundo te revela.

No se trata de perder el miedo a lo desconocido, sino de hacer cosas a pesar de que te imponen o generan incertidumbre. No dejar que el miedo tome las riendas de las decisiones.

Lista de agradecimientos

Continuamos con el ejercicio nº 1. Escribe las razones por las que estas agradecida.

Día 1: Estoy agradecido por…

Deja un comentario